Nombre: El proyecto de la bruja de Blair
Categorías: Terror, Suspenso, Basado en hechos reales, Misterio, Horror
Director: Daniel Myrick
País: Estados Unidos
Año: 1999

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * ½

El proyecto de la bruja de Blair (1999)

Para dormir con la luz prendida

La historia es apasionante. Dos muchachos se conocen en la Facultad de cine de la Universidad y se hacen amigos. Un día deciden hacer una película de terror, consiguen 30.000 dólares y se internan junto con dos actores y una actriz sin mucha experiencia en los bosques de Maryland. No llevan casas rodantes, ni proveedores de refrigerios y bebidas. El elenco ni siquiera conoce el guión de la película. Los directores abandonan a los dos muchachos y a la muchacha en el bosque y paulatinamente les entregan instrucciones de lo que tienen que hacer, mediante papeles ocultos en los árboles. Sobre esas indicaciones los actores tienen que improvisar sin siquiera saber cómo terminará todo.

Y todo termina de manera sorprendente: con esa técnica heterodoxa, en sólo ocho días el equipo realiza El proyecto de la bruja de Blair, una de las películas de terror más exitosas de los últimos tiempos. "Es como ganarse la lotería", dijo a la revista Premiere Eduardo Sánchez, quien junto a Daniel Myrick escribió y dirigió el filme. No en vano los jóvenes cineastas multiplicaron su inversión de 30.000 dólares al vender los derechos de distribución de la cinta en 1 millón de dólares. Pero el negocio para los distribuidores no fue menos bueno. Después de un comienzo tímido –la película sólo se estrenó en 27 salas en Estados Unidos— una agresiva campaña publicitaria en la internet y el poder de los comentarios que volaban de boca en boca hicieron que la cinta se llegara a proyectar en 2538 teatros de manera simultánea. ¿El resultado? Hasta el momento El proyecto de la bruja de Blair ha recolectado más de 100 millones de dólares en taquilla.

Buena parte del éxito radica en la hábil manera en que los directores presentan el filme como si se tratara de un documental, cuando en realidad se trata de una cinta de ficción. Según nos cuentan los créditos al comienzo de la proyección, en 1994 tres jóvenes cineastas desaparecieron en los bosques de Maryland mientras rodaban un documental sobre una mítica bruja que supuestamente azotaba la región. La introducción nos aclara que el material que grabaron y filmaron los jóvenes fue recuperado un año más tarde, pero ellos desaparecieron para siempre. De esa manera, la película supuestamente nos muestra el material recuperado y con él el público sigue paso a paso la odisea de los jóvenes hasta el momento en que... En fin, ya verán ustedes.

El proyecto de la bruja de Blair generó en Estados Unidos una verdadera corte de fanáticos que la han convertido en una película de culto. Estoy seguro de que voy a ser señalado por algunos como un hereje ignorante, pero me parece que el fenómeno que ha producido la cinta es totalmente desmesurado. Es más, los noventa minutos que dura el filme se resumen en una hora de tedio y aburrimiento, y media hora que merece estar en cualquier antología del cine de terror. Por eso la recomendación para los potenciales espectadores es que aguanten la carreta intrascendente de la primera parte, para poder disfrutar después de los aterradores gritos en la noche, las inquietantes huellas del mal y, sobre todo, la perturbadora y memorable escena final.

¿Qué calificación merece una hora de carreta y media hora del más fino terror? A mi juicio dos y medio sobre cuatro. Claro que se trata de una calificación subjetiva. Al fin y al cabo todo depende del miedo que cada cual le tenga a la oscuridad...

Publicado en la revista Cambio. ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.