Nombre: Aulas peligrosas
Categorías: Terror
Director: Robert Rodriguez
Año: 1998

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * *

Aulas peligrosas (1998)

Mi profesor es un marciano

Si usted fuera extraterrestre, ¿qué lugar del mundo escogería para aterrizar e iniciar una invasión? Los extraterrestres de Aulas Peligrosas escogieron Herrington High, la escuela secundaria de un pequeño pueblo perdido en la mitad de Ohio. Una vez escogido el sitio, ¿cómo procedería usted, amigo alienígena, para avanzar en su propósito sin ser descubierto? Los de esta película optaron por usurpar uno a uno los cuerpos de los profesores, para después continuar con los de los estudiantes, y así seguir avanzando en su conquista de la tierra.

Pero los astutos invasores no contaban con que se iban a encontrar con un enemigo difícil de batir. Se trata de un grupo de estudiantes del colegio, quienes terminan unidos en su empeño por salvar a la humanidad y, sobre todo, a ellos mismos. Nuestros héroes son tan disímiles como audaces. Entre ellos está la hermosa capitana de porristas, el exitoso capitán del equipo de fútbol, la solitaria pelirroja que cultiva el mito de que es lesbiana para que nadie se le acerque, el distribuidor de drogas ilegales y la niña ingenua recién llegada de Alabama. ¿Y quién lidera el valiente grupo salvador? Como es natural, se trata del bobo del curso, quien como también es de suponer termina convertido en héroe nacional.

Con esta información la cinta parecería ser desastrosa. El cine estadounidense está lleno de cintas bastante malas, en las que un grupo de adolescentes tontos tiene que madurar a la fuerza para hacer frente al enemigo asesino. El ejemplo más reciente que ha pasado por nuestras pantallas es Todavía sé lo que hicieron el verano pasado, que logró algo que pocos creían posible. Resultó ser aún peor que su antecesora, Sé lo que hicieron el verano pasado.

Pero Aulas Peligrosas tiene dos factores a su favor, que salvan la cinta del desastre y la convierten en una buena opción para ver en una noche en la que no haya mejor plan. El director, Robert Rodriguez, y el guionista, Kevin Williamson (el mismo de Scream), logran armar un filme que si bien no aporta nada nuevo al cine de terror, sí explota los elementos básicos del género y garantiza un par de horas exentas de bostezos.

Hay que advertir que es posible que algunos de los seguidores de Robert Rodriguez se sientan defraudados con Aulas Peligrosas. Hace apenas seis años el director chicano sorprendió al mundo cinematográfico con la memorable El Mariachi, que con su exiguo presupuesto de siete mil dólares ganó premios en más de media docena de festivales internacionales y se convirtió en la película de menor presupuesto que haya sido estrenada por uno de los grandes estudios de Hollywood. El éxito de El Mariachi fue tan grande, que Rodríguez recibió un jugoso contrato de Columbia Pictures para escribir y dirigir durante dos años, cuando apenas acababa de salir de la Universidad de Texas.

Pero con el paso del tiempo Rodriguez ha ido perdiendo buena parte del humor y la audacia que hicieron de El Mariachi una película de culto. En Aulas Peligrosas esos elementos aparecen apenas discretamente. Lo que sí hay que reconocerle a este director es la consistencia que ha conservado hasta el presente. Mientras Antonio Banderas y Salma Hayek, a quienes él contribuyó a lanzar al estrellato en Desperado, danzan el baile de los millones de Hollywood con resultados agridulces, Rodriguez sigue haciendo lo que verdaderamente le gusta: películas de género para ver en cines de barrio.

Publicado en la revista Cambio. ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.