Nombre: Ambición peligrosa
Director: Ben Younger
Año: 2000

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * *

Ambición peligrosa (2000)

Dos pecados

Ante todo una advertencia para espectadores desprevenidos: a pesar de que algunos anuncios publicitarios manipuladores puedan decir lo contrario, hay que aclarar que el taquillero y carismático Ben Affleck no es el protagonista de Ambición peligrosa. De hecho, la participación de Affleck en la cinta es tan marginal e intrascendente que si usted, amable lectora o lector, quiere ver a este actor, lo mejor es que espere otra oportunidad.

El protagonista de Ambición peligrosa es Giovanni Ribisi, a quien vimos recientemente como hermano del personaje caracterizado por Nicolas Cage en la flojísima 60 segundos. En esta ocasión Ribisi representa a Seth, un ambicioso joven que entra a trabajar en una compañía de corredores de bolsa. Se trata de una peculiar empresa que infla los precios de las acciones que transa, y por ende el valor de sus comisiones, y después los deja caer con el consecuente perjuicio para los incautos clientes. Como es natural, esta actividad es ilegal y las autoridades terminan agarrando a los responsables del delito, mientras Seth aprende su lección.

El director y guionista de Ambición peligrosa comete dos pecados graves. El primero es que se inspira más de la cuenta en la memorable Wall Street de Oliver Stone, sin agregarle nada novedoso que justifique su trabajo. El segundo pecado consiste en que en la película muestra pasajes completos de la cinta de Stone, quizás como queriendo afirmar que no oculta sus influencias. Pero lo único que logra al mostrar esos fragmentos es que el espectador recuerde lo buena que es Wall Street y se de cuenta de que Ambición peligrosa no le da ni a los tobillos.

Publicado en la revista Cambio. ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.