Nombre: Ghost in the shell 2: innocence
Categorías: Acción, Ciencia Ficción, Animación, Policiaca
Director: Mamoru Oshii
Año: -0001

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno

Ghost in the shell 2: innocence (-0001)

El alma de la máquina

Alguna vez alguien me dijo que la conciencia (¿o era la felicidad?) era una propiedad emergente de los seres con inteligencia. Probablemente usaron terminos más precisos pero a mi me quedó sólo el eco, propiedades emergentes, consecuencias inesperadas de sistemas incomprendidos, incomprensibles. ¿Dónde está la conciencia? En el mercado de las teorías, hay respuestas para todos los gustos. A mi me gustan las terriblemente técnicas que reducen todo a estados cuanticos en los bracitos de las neuronas, también me gustan las que, usando complejisimos cálculos, concluyen que todo es una cuestión de cantidad, muchas conexiones, o algo así. Me gustan no tanto porque les crea como porque detrás de ellas se esconde la promesa de que algún día seremos capaces de armar un mecanismo, una combinación de software y hardware, que va a ser capaz de hablarnos, comprendernos y preguntarse de buenas a primeras por qué fue creado, cuestionar su existencia, su estatus en el universo. Lo malo es que todas esas teorías, por más robustas que sean, parecen flaquear eventualmente. Parecen requerir de una especie de chispa sobrenatural en algún momento, un algo no controlable: un alma, un fantasma. ¿Dije lo malo? Me retracto, quise decir lo bueno, la ciencia, la buena ciencia, ha sido construida sobre sus propias frustraciones, de ellas se nutre.

Ghost in the Shell 2:Innocence es visualmente apabullante. Esa, al menos, fue mi primera impresión. Yo no sabía que esperar. La primera película, pese a ser considerada un clásico del género (o quizás por ello), nunca me ha gustado mucho. De la segunda esperaba un guión menos amarrado al comic, uno más libre que no intentara comprimir la serie manga en una hora y media. Para mi fortuna, éso fue precisamente lo que sucedió. El protagonista de esta película es Bateau, el compañero de la Mayor Kusanagi (protagonista de la primera película), quien investiga una serie de crímenes perpetrados por robots de compañía. Bateau es un personaje melancólico, poco queda de humanidad en su cuerpo y él lo sabe. Camina por las calles, cuida a su perro, se pregunta si es feliz. La película lateralmente a la historia desarrolla una reflexión profunda sobre la naturaleza del hombre y la ruta de la tecnología (enfatizando la linea argumental que ya era percibida en la primera). El mundo de Ghost in the Shell es realista y cuidadosamente diseñado, es ciencia ficción seria. Todo es plausible, todo podrá ser eventualmente desarrollado si es que no nos matamos antes. Hace unas semanas en Nature, me contó Alejandro Lleras, publicaron un articulo anunciando la noticia de que un parapléjico ahora podía escribir en su computador haciendo uso directo de un chip que tiene conectado a su cerebro. Los cyborgs están a la vuelta de la esquina.

Hablemos ahora de las imágenes. Es una mezcla, menos sutil que en Metropolis, de animación 3D generada por computador y animación convencional. De todas maneras el efecto que logran es atractivo y captura, la iluminación es magnifica, parece real. La aventura surrealista de Bateau bien podría haber sido diseñada por Bilal. A Alejandro le pareció que abusaron un poco del 3D, que dejaron a un lado la animación convencional para describir lugares y eso le restó realismo a la historia y, sobre todo, cohesión con la estética presentada en la primera parte. Yo me sentí satisfecho del resultado, está llena de escenas bellisimas, la calidad y el detalle de las imagenes no permiten emitir protestas, es de lo mejor que se ha hecho en animación en los últimos años.

Esta es una película larga, con prerrequisitos, de dialogos sofisticados y muchas veces incomprensibles con un guión enredadisimo en el que es dificil no perderse. En ocasiones es pretenciosa e innecesariamente confusa. Para hacerse a una idea, imagínese que el equipo de Spirited Away fuera dirigido por David Lynch para hacer una adaptación de un libro escrito a cuatro manos por Philip K. Dick y Thomas Pynchon (con asesoría técnica de Stanislav Lem e Isaac Asimov). Quizás sea bueno verla una vez más antes de dar un dictamen final. Por ahora la recomiendo por las imágenes, por la ciencia ficción y por algunas reflexiones que alcancé a asimilar. Sin embargo, le advierto que es bastante probable que al salir de la película no sepa si le gustó, si lo engañaron, si no entendió. Como con la primera, probablemente sea necesario verla un par de veces antes de poder decir algo más concreto, esperaré el DVD. Por lo pronto, veala y dígame qué entendió, se lo agradeceré profundamente.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.