Nombre: Deseo, peligro
Categorías: Drama, Erótico
Director: Ang Lee
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

eduardo nabal aragon

Deseo, peligro (2007)

Ang Lee se ha va consolidando como un autor con voz propia y sobre todo como un gran heredero y tal vez, a su manera, redescubridor del melodrama clásico tras títulos como La tormenta de hielo y sobre todo, Brokeback mountain. El otrora titubeante realizador taiwanés afincado en EEUU logra con Deseo y peligro otra gran tragedia épica en la que el conflicto colectivo (en este caso la invasión de China por parte de los japoneses durante la segunda guerra mundial) se entrelaza de forma prodigiosa con el drama intimista.  El desgarro de unos pocos personajes – unos jóvenes guerrilleros y su gran oponente – se personifican aquí en el  mundo interior de una joven – prodigiosa y matizada interpretación de Tang Wei – que se ve dividida entre el amor y la lealtad, el deseo y la traición. Ang Lee se toma su tiempo para contar sus relatos y hace no pocos guiños al cine añejo de Hollywood pero demuestra que conoce también los secretos de la modernidad cinematográfica y sobre todo que es un firme director de actores y actrices y un realizador atento a los detalles, los gestos y la elegancia de las imágenes. Ganadora del León de Oro en el último festival de Venecia, Deseo, peligro… podría convertirse en una trama folletinesca,  una historia de espías y suspense o en una cuidada reconstrucción histórica sin más, pero Lee nos trasmite la evolución de los personajes a través de los años y cómo el odio, el amor, el dolor y la lealtad a una causa hacen mella en ellos mismos y en los que les rodean. De nuevo su propuesta no sólo es formalmente hermosa, sino también incómoda en su desarrollo y desconcertante en su resolución dramática. Con una evocadora banda sonora y una cuidada fotografía Lee reconstruye los escenarios de una China sacudida por la guerra, el recelo y las revueltas internas, pero lo importante en la película  es sobre todo el paso de sus personajes de la pasión encendida al aún más intenso desencanto existencial. De nuevo en el eje de su historia encontramos la sexualidad  y la violencia como fuerzas vitales que marcan a sus personajes, y que en esta ocasión hacen mella particularmente en un personaje femenino que pasa de ser el  títere de una guerra de hombres a tomar sus propias decisiones. El filme deja un poso del lánguida tristeza, un registro que Lee ha demostrado dominar con sabiduría, y se apoya en un espléndido equipo técnico y artístico para contar una historia en la que cree con firmeza.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.