Nombre: El hombre ceniciento
Categorías: Drama, Basado en hechos reales, Biográfica, Histórica, Deportes, De época
Director: Ron Howard
País: Estados Unidos
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * *

El hombre ceniciento (2005)

¡Dale Jim!

Hacer una buena película de boxeo no es fácil. Desde que Rocky se convirtió en el paradigma del género, los filmes sobre pugilistas corren el riesgo de terminar siendo simples variaciones del clásico de los años setenta. Unas pocas cintas se salen del molde, al ofrecer personajes complejos (como El toro salvaje) o historias paralelas relevantes (como Golpes del destino), pero el resto debería pagarle regalías a Silvester Stallone.

Cuando uno empieza a ver El luchador siente que está ante la repetición de la repetidera. La cinta cuenta la historia de Jim Braddock (Russell Crowe), un boxeador que trata de sacar a su familia de la miseria en la Gran Depresión. La primera mitad del filme es una colección de lugares comunes: el entrenador pintoresco, el sacrificio del boxeador y su paulatino ascenso gracias a sus sufridas victorias. Ni siquiera falta la consabida escena del entrenamiento con la pera.

Pero cuando el espectador empieza a dar mas cabezazos que los pugilistas, la cinta cambia radicalmente. La cosa se pone buena cuando aparece Max Baer, uno de los mejores villanos pugilísticos de los últimos tiempos. El detestable Baer (estupendamente caracterizado por Craig Bierko) permite que crezca el personaje de Crowe, que hasta ese momento sólo era un buenazo medio tonto. Esta rivalidad llena de emoción la segunda mitad de la película.

Bajo la dirección esquemática de Ron Howard, el elenco se las arregla para ofrecer buenas actuaciones. Craig Bierko se lleva las palmas como magnífico antagonista y salvavidas de la cinta. Por su parte, Russell Crowe construye con éxito a un protagonista modesto y humilde. Y ya todos sabemos que cuando Crowe luce modesto y humilde es porque está actuando muy bien.

Publicado en el periódico EL TIEMPO (edición nacional). ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.