Nombre: El velo pintado
Categorías: Drama, Romance, Basado en una novela, Histórica
Director: John Curran
País: China
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Jorge Mario Sánchez * * * ½

El velo pintado (2006)

The Painted Veil narra los encuentros y desencuentros de un hombre y una mujer condenados a vivir juntos. Así de simple. La mayor parte de la película transcurre en un poblado de China donde se ha desatado una epidemia de cólera. Walter (Edward Norton), bacteriólogo, se ha ofrecido como médico voluntario y lleva consigo a su esposa Kitty (Naomi Watts), en retaliación a las infidelidades de ella. El bungalow en el que viven está rodeado por montañas llenas de vegetación; la neblina las cubre como un velo; la atmósfera que se respira es embriagadora, a pesar de la enfermedad y de la muerte. Los dos protagonistas parecen, en un principio, no tener nada en común, y sabemos que se han casado por las razones equivocadas (como ocurre siempre), sobre todo en el caso de Kitty. Pero a pesar del enorme muro que se levanta entre ellos, a pesar de que miran en distintas direcciones (la bellísima primera escena del filme así nos lo muestra) y de que cada uno de ellos podría decirle al otro, como lo canta Bunbury, “el rumbo de tus sueños coincide con mis pesadillas”… a pesar de todo ello, Kitty y Walter se van a enamorar. Y el encanto de The Painted Veil reside en la forma como nos relata ese paulatino enamoramiento. Todo está en los detalles: las miradas, los diálogos y los silencios, la manera como se retan comiendo verduras crudas a pesar del riesgo de contraer cólera, los encuentros y las conversaciones con terceros, Walter oyendo a Kitty al piano por vez primera, Kitty descubriendo la compasión de Walter y la suya propia, el whisky, el opio… La primera vez que los vemos hacer el amor priman la torpeza y la timidez (sobre todo en Walter). La segunda, el deseo y la embriaguez saturan la pantalla, y el erotismo de la escena es abrumador. Y son, justamente, las sutiles y emotivas actuaciones de Watts (fascinante como siempre) y Norton, las que logran, junto con la atmósfera y la música omnipresente, conectarnos fuertemente con el drama de estas dos personas y de quienes los rodean, y ponernos del lado de los protagonistas hasta el punto de que queremos saber qué piensan en verdad el uno del otro, qué desean, cuál es el destino que se están construyendo.

Con esta película, John Curran nos presenta una visión del amor y de las relaciones de pareja hasta cierto punto más optimista que la que habíamos visto en su anterior filme, We Don’t Live Here Anymore (La tentación), que también había sido estrenado en Colombia. Nos encontramos con un director sobrio y muy interesante, y con una carrera fílmica que promete.

http://elpersa.blogspot.com/

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.