Nombre: Amor eterno
Categorías: Drama
Director: Jean-Pierre Jeunet
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * * *

Amor eterno (2004)

El arte del ilusionista

Quienes vieron la primera película de cine de la historia, hace más de un siglo, deben de haber sentido una fascinación abrumadora. Y es que no es cualquier bobada eso de ver cómo un mundo cobra vida en una simple lona extendida. Aunque esa experiencia virginal es irrepetible en estos tiempos marcados por el bombardeo audiovisual, a veces aparecen cintas que producen una fascinación similar: la de ver la inmensa magia del cine en toda su dimensión.

Ese es el caso de Amor eterno, un majestuoso espectáculo cinematográfico que nos recuerda que los cineastas son los ilusionistas de la modernidad. El mago de turno es Jean-Pierre Jeunet, el director de la popular y edulcorada Amélie. Pero en esta ocasión no hay riesgo de coma diabético: Amor eterno ofrece un perfecto equilibrio entre el optimismo desbordante de Amélie, y el lúgubre escepticismo de Delicatessen y La cuidad de los niños perdidos, sus estupendos filmes de los años noventa.

¿Y cómo logra Amor eterno combinar esos extremos? Mostrando una maravillosa historia de amor en medio de los horrores de la guerra. Audrey Tatou caracteriza a una muchacha que ha perdido a su novio en la Primera Guerra Mundial. O al menos eso piensan quienes la rodean, porque ella cree que él está vivo y se dedica a buscarlo durante toda la película.

Jean-Pierre Jeunet nunca toma el camino fácil. En cada escena de la cinta hay una búsqueda de la excelencia, que se manifiesta hasta en el más mínimo detalle. Una sola secuencia del filme tiene más riqueza cinematográfica que muchos de los estrenos que nos llegan semanalmente.

Alguno dirá que Amor eterno es una película excesiva, pero no hay excesos cuando de trata de llevar a la pantalla todo el poder de la imaginación.

Publicado en el periódico EL TIEMPO (edición nacional). ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.