Nombre: El espíritu de la pasión
Categorías: Drama, Erótico, Artes marciales
Director: Kim Ki-Duk
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * *

El espíritu de la pasión (2004)

El poder de la mente

El nombre de Kim Ki-duk ya es familiar para algunos en Colombia. El laureado director coreano nos deleitó hace un año con ‘Las estaciones de la vida’, un banquete visual y auditivo que mostraba las vicisitudes del aprendizaje espiritual. Ahora Kim Ki-duk regresa a nuestras salas con ‘El espíritu de la pasión’, una cinta que vale la pena ver aunque no alcance el gran nivel de su antecesora.

‘El espíritu de la pasión’ puede verse de dos maneras. Si uno aborda la cinta desde una perspectiva literal, encontrará una historia de amor etérea que transita desde la cotidianidad hacia el absurdo. El protagonista del romance es un errante solitario, cuya actividad fundamental consiste en habitar casas ajenas. Su intención no es robar ni hacer daño, sino vivir en ellas mientras sus dueños no están. El intruso encuentra en una de sus incursiones una modelo que ha sido golpeada por su esposo, y entre los dos se teje un romance que termina llevando al muchacho a la cárcel.

Vista desde esta perspectiva, la cinta no es más que un triángulo amoroso con ciertos toques de paranormalidad que pueden desconcertar a más de uno. Pero más allá de esta visión literal, Kim Ki-duk trata de ofrecernos una parábola sobre el vacío interior de las personas y el potencial que tiene la imaginación para llenarlo.

Las imágenes de ‘El espíritu de la pasión’ no siempre alcanzan el poder evocador que se requiere para construir una parábola persuasiva. La cinta alcanza una calidad artística notable en varias secuencias, gracias a un brillante trabajo de composición, ritmo y encuadre. Pero en ciertos pasajes la alquimia cinematográfica no cuaja, y entonces la película se ve abocada a la misma suerte que cualquier parábola que pierde su poder evocador: queda reducida a una historia trivial.

Publicado en el periódico EL TIEMPO (edición nacional). ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.