Nombre: Alguien tiene que ceder
Categorías: Drama, Comedia, Comedia romántica, Romance
Director: Nancy Meyers
País: Estados Unidos
Año: 2003

Otras reseñas para esta película

Alejandro Martin Maldonado * *

Alguien tiene que ceder (2003)

Es triste que desde que uno entra a la película sabe más o menos lo que le va a pasar. Talvez no se debería leer ni ver nada de las películas antes de ir a verlas... O quizás si. El caso es que las reseñas y los comentarios de los amigos en general tenían razón. Tiene grandes cosas, muy buenos momentos, los mejores actores, pero no les da la talla.

Yo, sin embargo, pasé delicioso. Y quizás debo agradecer todos los comentarios. Porque lograron que entrara sin mayores expectativas que pasar un buen rato, y definitivamente lo pasé.

Jack Nicholson es el más grande de su generación, y sigue teniendo los mejores gestos, pero puedo entender a quien vea que ya está tirando demasiado de la cuerda y que aquí ya abusa un poco del personaje que ahora suele representar. Yo sigo siendo incondicional, pero no todos tienen porqué serlo. Lo mejor de lo que aquí nos presenta ya lo había dado en Mejor imposible: los difíciles halagos, y las pésimas líneas para hacer más embarazosa una situación embarazosa. Diane Keaton es hermosa y aquí luce con creces. Grandes momentos, y grandes baches también. Me cansa un poco que las mujeres en las películas sean tan histéricas. ¿Será que toca acostumbrarse?

Así que quien quiera una buena películas no vaya. No estoy diciendo nada nuevo. Lo peor de la película es que terminan explicándole a uno todo. Cerrando cada hilo. Cosa desesperante, y si yo fuera una persona consistente, estaría aquí destruyendo la película. Siempre he dicho que lo único que no soporto en el cine es que me traten como imbécil, y aquí definitivamente consideran al espectador un morón y le dan hasta el último detalle. Pero menos mal no soy tan coherente y, a pesar de todo esto, pude gozarme la película.

Algunos detalles:

- Se agradece que tiene más chistes que los que cabrían en el corto (en las películas uno ya no tiene cuando reírse, siendo el peor de los ejemplos Bruce Todopoderoso: los chistes del corto eran buenísimos y en la película no había ni uno bueno más).
- Frances McDormand hace un papel insignificante, pero sale más bonita que nunca. La película estaba llena de churras, y la sala, en el Andino, también. Era, incluso, un poco intimidante.
- En Paris, a pesar de todos los clichés, es inevitable ser un romántico. Yo me pasé la semana que estuve pensando en mi traga imposible. Y ver la Torre Eiffel iluminada fue algo que casi no pude soportar. Incluso terminé en un cafesito intentando escribirle una carta romántica y recordando las veces que se me había roto el corazón. Uno puede tanto ser un cliché.

 

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.