Nombre: El paraíso ahora
Categorías: Drama, Suspenso, Policiaca, Política, Guerra, Crimen
Director: Hany Abu-Assad
País: Palestina
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Miren Vitore Magyaroff De la Lombana

El paraíso ahora (2005)

A pesar de que seis técnicos alemanes abandonaran el rodaje después de que cayera un misil cerca y unos hombres armados les ordenaran abandonar el lugar, el director palestino Hany Abu-Assad decidió seguir con la filmación. Para él era importante contar, aunque a veces debieran parar de rodar al verse atrapados en el fuego cruzado, las razones por las que los atacantes suicidas palestinos decidían entregar su vida en Israel.

Su idea no era abarcar el problema palestino en una sola película, ni tomar ningún partido, sino simplemente explicar al mundo a través de dos personajes, Said y Khaled los motivos que puede tener una persona para tomar una decisión tan radical como quitarse la vida. Según el director, “nunca los oímos a ellos (suicidas), no sabemos qué piensan…aparte de cómo los juzguemos, tienen una historia, una lógica”. Y es que Abu-Assad no los justifica, ni defiende el uso de la violencia como solución a un conflicto, sino que simplemente quiere mostrar la posición de un pueblo que ha sido ocupado sin su consentimiento y que casi siempre es silenciado por sus ocupantes.

El director quería rodar la película como una historia de ficción, que fuera, al mismo tiempo, lo más real posible. Sin embargo la primera locación para filmarla, Gaza, “se había convertido –según Abu-Assad- en una gran prisión donde entrar y salir era casi imposible”. Por eso la película se rodó en Nablus, que aunque parecía un lugar donde los mísiles israelíes no impactarían, el que espantó a los técnicos alemanes demostró lo contrario, e hizo de la filmación una cosa complicada. “Fue una locura rodar allí –dice Abu-Assad- Hubo un grupo que decidió que no presentábamos bien a los suicidas. Vinieron a vernos con armas y nos pidieron que lo dejáramos. Pudimos seguir porque otros grupos nos apoyaban”.

A pesar de estos problemas de seguridad, la película sobre dos jóvenes comunes que deben abandonar todo porque Alá los ha escogido para una misión en Israel, se llevó a cabo para, como dice Abu-Assad, “dar pie a un debate y convertir en visibles las historias de las personas invisibles”. Publicado en la Revista Plan B. ©Publicaciones Semana - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.