Nombre: Tiempo de volver
Categorías: Drama, Comedia, Aventura, Comedia dramática
Director: Zach Braff
País: Estados Unidos
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Miren Vitore Magyaroff De la Lombana

Tiempo de volver (2004)

El peligro de querer ser original

Un pasajero parece indiferente al hecho de que el avión en el que viaja ha prendido todas las alarmas porque está yéndose en picada. El pasajero permanece inmóvil ante el caos a su alrededor, casi como si estuviera aterradoramente preparado para morir. Pero de un momento a otro este ocupante abre los ojos, ve que la alarma que oía no era de un avión en picada, sino de su reloj despertador comprobando que todo era parte de un sueño. Así comienza Tiempo de Volver (Garden State), una película que contará la historia de personajes nada convencionales, de una manera nada convencional.

Zach Braff, conocido por interpretar al doctor John Dorian en la serie de televisión Scrubs, cansado de las películas contadas en tres actos que empezaban la historia a los 30 minutos exactos, escribió un guión simple. Braff quería contar lo que se sentía volver a casa por cuatro días después de una larga ausencia, conocer a alguien que quizás nunca volvería a ver y estar con amigos de la infancia con los que ya no tenía nada en común. Al escribirla Braff nunca imaginó que Natalie Portman, su primera opción para interpretar a Sam, en serio fuera a hacerlo, ni que Camelot Pictures y Jersey Films decidieran apoyarla, y mucho menos que Miramax y FoxSearchlight fueran a comprarla.

Sin embargo esta película que fue pensada para ser sencilla, llena de humor negro y absurdo, parece irse debilitando a medida que pasan los minutos. Esta historia que comenzó como algo fuera de lo común, contada de una forma distinta, termina cayendo en situaciones predecibles en las que se creía no podía caer. Claro, no por esto puede condenarse a Tiempo de volver. El guión es muy bueno, tiene ese humor negro que se agradece muchas veces, ese humor temerario y sin mensajes que nos hace reírnos de las peores situaciones de la vida y que es un verdadero desahogo. Tampoco se puede criticar las actuaciones de Zach Braff, Natalie Portman y Peter Sarsgaard porque son impecables. El problema es que la historia se resuelve fácil, Tiempo de volver cae en esos lugares comunes de las películas románticas que Braff advirtió desde su primera escena que no se iba a permitir caer. Así Tiempo de volver es al final, pero sólo al final, una de esas películas a las que Braff no quería parecerse.

Publicado en la Revista Plan B. ©Publicaciones Semana - Todos los derechos reservados

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.