Nombre: La niebla
Categorías: Comedia, Ciencia Ficción, Terror, Suspenso, Erótico, Religiosa, Fantasía, Basado en hechos reales, Misterio, Basado en una novela
Director: Frank Darabont
Año: 2008

Otras reseñas para esta película

Pablo Muñoz * *

La niebla (2008)

Play Misty for Me

Frank Darabont deseoso de recuperar el crédito perdido con la deslucida y plúmbea The Majestic, regresa a Stephen King que tan bien le ha funcionado (Cadena Perpetua) pero tanto ha desaprovechado (la equivocadísima adaptación del suspense folletinesco de La Milla Verde, convertida en drama lleno de un realismo mágico inexistente en el trabajo, aunque ciertamente kingiano). The Mist es una novella que sintetiza el mejor King: historia corial con un héroe protagonista que debe hacer frente a una situación de auténtica Ciencia Ficción/ Horror desde los recursos mínimos propios de todo pueblecito de Maine. Esta venida de monstruos lovecraftianos, no obstante, tiene todas las de perder al lado de la magnífica Cloverfield en la carrera de ver cual de las dos capta el sign of the times, pero de todas formas su director nunca ha sido ni un autor, pese a la incomprensión generalizada, ni es uno de los popes de un horror contemporáneo. The Mist es una pequeña oportunidad de recuperar al Darabont que escribió Pesadilla en Elm Street 3, un guionista tebeístico, rítmico y divertido.

De todas formas el resultado es totalmente satisfactorio: fidelísim adaptación de King, logra mostrarse dialogante con la juventud cuando en su clasicismo narrativo propone una handycam (no digitalizada of course), y la situación deviene en una versión de Tarde De Perros adornada por monstruos surgidos de una resaca creativa del genio de Providence, lo que no deja de asemejarse al universo kingiano propuesto per se: una Twilight Zone dónde lo terrorífico y desesperante no sea tanto lo sobrenatural, sino lo terriblemente natural y humano, la desesperación y el fanatismo, y ahí es dónde destaca una excelente Marcia Gay Harden. Siguiendo con fidelidad el texto, encabezando el rol un creíble y perfecto Thomas Jane, la película huye del desastre que supuso DreamCatcher y se resuelve con uno de los finales más inquietantes de la década: un perfecto y compacto episodio de ascendencia bradburyana, una fidelísima y, también, cinematográfica traducción de King a imágenes.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.