Nombre: Troya
Categorías: Drama, Acción, Guerra, Basado en una novela, De época
Director: Wolfgang Petersen
País: Estados Unidos
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Maria del Rosario Acosta Lopez * * *

Troya (2004)

Sí, estoy de acuerdo con nuestro reseñista de cabecera, Juan Carlos Gonzalez, en que una buena película no la hacen sólo la fotografía, los efectos especiales, ni siquiera las buenas actuaciones. Se necesita, además, una buena historia convertida en un buen guión. Creo que por eso, si de señalar películas buenas se trata, pongo a las películas de Herbert Ross (La chica del adiós y Sueños de un seductor) por encima de la Guerra de las Galaxias. Y sin embargo (este es el punto al que quiero llegar) disfruto tanto unas como las otras. Supongo que para hacerlo se necesita cierto grado de incultura (del que estoy plenamente consciente) y acepto que yo misma me he sorprendido al verme defendiendo Troya frente a todos los ataques (justificados, por cierto) de aquellos que quedaron profundamente decepcionados de la película –porque, en efecto, no es nada fiel al relato de Homero, ni siquiera intenta entender el espíritu de Grecia (claro, nadie pedía que hablaran en griego: sólo Mel Gibson se atreve a hacer algo como eso; pero por lo menos podían intentar que Áyax no se viera como un ganador de lucha libre, que Agamenón no pareciera un mafioso irlandés y que Aquiles le hiciera honor a aquello de ser un “semidiós”) y, para colmo, los diálogos son tan malos que a veces logran provocar ciertas risas entre el auditorio- pero, y tengo que reconocerlo, disfruté Troya  tanto o más que muchas de las películas que me he visto últimamente, y aunque puede dar vergüenza aceptarlo, creo que alguien tenía que decirlo: las películas malas pueden ser a veces casi tan buenas como el mejor de los clásicos. Las tres estrellas de Troya, hoy, las pongo en honor a esto.

Mejor escena: La llegada del ejército griego a las playas de Troya es realmente emocionante: a lo lejos, desde las murallas de la ciudad, se ven cientos de barcos arribando a las costas. Lo peor: todas las escenas con Paris: Orlando Bloom y el personaje que Benioff le construye son, ambos, absolutamente deplorables. Vale la pena: el montaje, claro, y sobre todo, el famoso caballo de Troya. Véala si: disfruta de las películas que, aunque malas, pueden emocionar al auditorio y si puede soportar, sin problema, dos horas y media de diálogos regulares y clichés hollywoodenses. 

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.