Nombre: La mala educación
Categorías: Drama
Director: Pedro Almodóvar
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Diego Guerra * * * ½
Mauricio Reina * * ½

La mala educación (2004)

De curas y monaguillos

Mucho antes de que La mala educación estuviera terminada, los chismes ya recorrían el mundo: decían que Almodóvar se iba lanza en ristre contra los abusos sexuales de la iglesia católica. Las expectativas no se hicieron esperar: ¿quién mejor que el niño terrible del cine para denunciar las infames prácticas de una de las instituciones más influyentes del mundo occidental?

Pero esta vez Almodóvar nos ha dejado iniciados. Tras un comienzo de faena auspicioso, en el que parece que va a agarrar el toro por los cuernos, el iconoclasta manchego termina refugiándose en el confortable burladero de un melodrama convencional. Mientras la contundencia de la primera mitad de la proyección promete uno de sus mejores trabajos, el pobre desenlace diluye esa sensación y deja un sabor a oportunidad perdida.

La historia tiene tintes autobiográficos. Un joven cineasta (Fele Martínez) es abordado por un muchacho (Gael García Bernal) que dice ser Ignacio, su viejo compañero de escuela. Este reencuentro nos remite al pasado, cuando Ignacio fue abusado por un cura en el mismo colegio donde los dos muchachos tuvieron una incipiente relación homosexual. Esas escenas escolares son lo mejor de la película: su calidad estética y su intensidad dramática alcanzan niveles de excelencia en una secuencia en la que Ignacio es obligado a cantar Moon river en un almuerzo sacerdotal.

De repente la película da un giro radical, y se convierte en un juego de espejos en el que nada es lo que parece. Cuando uno menos piensa, todo ha derivado hacia un melodrama pasional de junkies y travestis, un terreno tan familiar para Almodóvar que uno queda preguntándose: ¿dónde he visto esto antes? ¿En La ley del deseo? ¿En Tacones lejanos? ¿En Todo sobre mi madre? ¿En todas ellas?

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.