Nombre: La guerra de los mundos
Categorías: Drama, Acción, Ciencia Ficción, Fantasía, Guerra, Basado en una novela, Familiar, Futurista
Director: Steven Spielberg
País: Estados Unidos
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * * ½

La guerra de los mundos (2005)

¿Marcianos o terroristas?

Una pregunta recorre Hollywood: ¿quién se atreverá a hacer la primera película sobre los atentados del 11 de septiembre? Hasta ahora hemos visto cintas que abordan el tema desde una perspectiva documental o con insípidos enfoques simbólicos. Pero quien quiera llevar la verdadera esencia de los atentados a la pantalla sabe que puede caer en desgracia frente a un pueblo que aún no sana sus heridas.

¿Eso significa que el cine ignorará uno de los episodios más significativos de los últimos tiempos? Nada de eso. Steven Spielberg se las ha arreglado para evocar el sentimiento generado por los ataques terroristas, sin que puedan acusarlo de explotar la tragedia de su gente. Spielberg usa como pretexto una adaptación de La guerra de los mundos, la popular novela de H. G. Wells, para ofrecer su propia visión del significado de los atentados.

¿Pero acaso La guerra de los mundos no es sobre una invasión marciana? Sí, pero eso no importa. Para Spielberg la trama de la cinta es marginal y la dibuja con trazos pueriles: el hombre (Tom Cruise) es bueno y los marcianos son malos. El filme también propone una historia secundaria sobre la reivindicación de un padre frente a sus hijos, pero es tan artificiosa que cuando aparece uno siente que lo están alejando del plato fuerte.

Ese plato fuerte es la manera magistral como Spielberg transmite el terror y la desolación que conlleva la amenaza de la destrucción de la humanidad. El director usa su inmensa sapiencia cinematográfica para que esos sentimientos lleguen a las vísceras del espectador sin pasar por su cabeza. Y cuando el vientre acusa semejante golpe, ¿a quién le importa la fragilidad de la historia?

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.