Nombre: Alexander
Categorías: Drama, Aventura, Política, Basado en hechos reales, Biográfica, Histórica
Director: Oliver Stone
País: Alemania
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * ½

Alexander (2004)

Un valiente con poca fortuna

Los avisos publicitarios de Alexander dicen que la fortuna favorece a los valientes. Lo cierto es que la fortuna no ha favorecido a Oliver Stone, quien tuvo la valentía de llevar a la pantalla la vida de Alejandro Magno: desde antes del estreno ya se había puesto de moda decir que la película era mala.

Seamos serios: Alexander no es una película mala. Es un trabajo con aciertos y desaciertos, que alcanza a superar la mediocridad que suele inundar nuestras pantallas. ¿Acaso uno ve todos los días las estupendas batallas que ofrece la cinta? ¿Acaso son despreciables las sólidas caracterizaciones de Val Kilmer y Angelina Jolie? ¿Es que nadie disfruta la maravillosa dirección de arte del filme?

Si Alexander no es mala, ¿por qué a medida que avanza la proyección se abre un abismo entre el espectador y la película? El principal problema de Alexander es la ausencia de un foco dramático. Dicen los cánones de la dramaturgia que una historia debe tener planteamiento, desarrollo y desenlace. Por eso es tan difícil armar buenos relatos biográficos: una vida es una sucesión de episodios que no siempre conforman un arco dramático. Alexander adolece de ese problema: una batalla por acá, una conquista por allá, y de repente el espectador se pregunta: ¿y todo esto para dónde va?

Así llegamos al segundo problema de la cinta: la mala elección del protagonista. La evolución del personaje de Alejandro debería dar la cohesión narrativa que no dan las conquistas y las batallas, pero para eso se requiere un actor de primera. Y a pesar de sus elaboradas pelucas, hay que decir que a Colin Farrell le falta mucho pelo para el moño que significa representar a alguien que a los 32 años fue el rey del mundo. 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.