Nombre: El aura
Categorías: Drama, Suspenso, Policiaca, Crimen
Director: Fabián Bielinsky
País: Argentina
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * * *

El aura (2005)

Ya que te gusta la acción, te propongo un juego mejor

Es una verdadera lástima que Bielinsky haya muerto. Si Nueve reinas, su ópera prima, era prometedora, El aura es simple y llanamente una excelente cinta. Una película en todo el sentido de la palabra.

El Aura trata sobre una aventura en la que se ve envuelto Esteban Espinosa, el protagonista del filme, y sobre cómo se desenvuelve. ¿Y quién es Esteban Espinosa? Es un taxidermista con una impresionante capacidad de cálculo, aunque sería mejor decir de reflexión ya que es capaz de aplicar su prodigiosa virtud a hechos reales. Es un tipo que entiende bajo presión; bajo una inmensa presión entiende mucho, y con un arma detrás de la cabeza sería capaz de engañar hasta al mismísimo Hannibal Lecter. Es alguien capaz de calcular a una velocidad ideal para jugar póquer. Pero a él no le gustan los juegos, por lo menos no los de mesa. Desde el principio de la obra se nos dice que su apuesta va mucho más lejos que arriesgarse a quedar en bancarrota.

¿Y en qué consiste su apuesta, o su aventura? En dejarse llevar por las pistas que un asesinato accidental —o no, ¿qué importa?— descubre a su mente inquieta: números, fechas, un teléfono celular, y un par de nombres; todo marinado previamente por un misterio que indica que sin duda se va a cometer un crimen. Esteban afirma que no es un ladrón, y es cierto; pero para participar en un robo no se necesita pensar en sus eventuales dividendos.

¿Y qué es el aura? Pues el comienzo del único "punto débil" de Esteban, que es epiléptico. Un punto débil que roza lo místico, pues justo antes de padecer sus frecuentes ataques, el personaje atraviesa un umbral en el que todo se torna cristalino. Aunque la sensación puede ser comparada con la de una droga, su principal efecto es una lucidez perfecta por inútil, total, y personal. Es probable que el hecho de atravesar ese umbral sea la fuente de su inteligencia prodigiosa, aunque ese comentario no sea más que una conjetura.

Lo que sí es un hecho es que Bielinsky había alcanzado en esta película la madurez artística. El manejo del ritmo aplicado a un guión más bien difícil de llevar a cabo es a mi juicio una verdadera lección, debido —como de costumbre— a una muy buena edición y a un excelente manejo de cámaras; contar con sinceridad, bien, y con elegancia, sin steady cams, ni secuencias desenfrenadas (ideales para que el espectador no piense), ni otros artilugios del vudú audiovisual que el agudo e intransigente Peter Watkins bautizó la "monoforma" ( es decir los productos caracterizados por los espacios fragmentados, los ritmos repetitivos, una cámara siempre en movimiento, un montaje apresurado y lleno de cortes, un bombardeo de sonidos densos y agresivos, y una total falta de silencios y de espacios de reflexión), contar con sinceridad, bien, y con elegancia, decía, son las principales virtudes de esta cinta.

Y no podemos despedirnos del respetable público sin celebrar la gran actuación de Ricardo Darín, quien interpreta a Esteban y que ya había asumido el papel de Marcos en Las nueve reinas. En Wikipedia puedo constatar que se trata de un actor con una larga trayectoria. Pero es gracias a Bielinsky que lo he conocido.

Habría sido muy bueno (para los Óscar) haberle dado el premio a la Mejor Película Extranjera al que estuvo nominada El aura en 2006.

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.