Nombre: Billy Elliot
Categorías: Drama, Musical
Director: Stephen Daldry
Año: 2000

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * *

Billy Elliot (2000)

Una sonrisa

Cuando uno ve Billy Elliot no puede dejar de recordar películas como The Commitments, The full monty o Tocando el viento. Y no precisamente por los elocuentes y sonoros ¡fuck off! que se oyen permanentemente en las cuatro cintas (antes de que el diligente corrector cambie esta expresión por símbolos ininteligibles de los que se usan en Condorito, hay que aclarar que su uso en Gran Bretaña es más corriente y menos grave que en Estados Unidos), sino porque todas ellas se desarrollan en el ámbito de la clase trabajadora del Reino Unido y asocian el triunfo de sus personajes con logros artísticos de mayor o menor nivel.

En este caso estamos frente a Billy Elliot, un niño de once años de edad que vive los rigores de una familia trabajadora agobiada por la adversidad: la madre ha fallecido hace poco y el dinero escasea porque el padre y el hermano mayor se han unido a la huelga de los mineros locales. Billy reparte sus días entre el colegio y sus clases de boxeo, deporte para el cual es un desastre. Pero un día su entrenamiento coincide con las clases de ballet de las niñas y su vida se transforma. A partir de ese momento el muchacho cambia sus guantes por un par de zapatillas y se dedica a estudiar danza clásica a escondidas de su padre, quien considera que el ballet es cosa de mujeres y de homosexuales.

La historia de Billy Elliot no ofrece sorpresas y se ciñe a la estructura conocida de las películas que muestran cómo un personaje supera todos los obstáculos y los prejuicios para sacar adelante su verdadera vocación. Pero hay dos cosas que hacen que esta cinta sobresalga del montón: unos personajes muy bien desarrollados y unas actuaciones profesionales y convincentes. ¿El resultado? Una película entrañable que deja una sonrisa en la cara del espectador cuando se prenden las luces de la sala. Y eso, no sobra recalcarlo, ya es bastante.

Publicado en la revista Cambio. ©Casa Editorial El Tiempo - Todos los derechos reservados 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.