Nombre: Babel
Categorías: Drama, Política, Basado en hechos reales, Histórica
Director: Alejandro González Iñárritu
País: Francia
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Mauricio Reina * * *

Babel (2006)

Destinos enredados

Alejandro González Iñárritu pasó en poco tiempo de dirigir telenovelas a convertirse en una figura del cine mundial. Tras el impacto que produjo con ‘Amores Perros’ y las dudas que sembró con ‘21 gramos’, el director mexicano ha alcanzado su mayor resonancia con ‘Babel’, que auque ha sido calificada por algunos como una obra maestra, no es más que una suma de las virtudes y los vicios de sus producciones anteriores.

El principal acierto de González y su guionista Guillermo Arriaga radica en la vitalidad de sus filmes. El vigor de ‘Babel’ parte de la destreza de su director, quien llena de urgencia la pantalla con encuadres desequilibrados, una edición frenética y unos colores saturados. Nada de eso funcionaría sin otro ingrediente tan simple como efectivo: historias humanas con gran potencial dramático. En este caso tenemos a un niño que hiere accidentalmente a una turista en Marruecos, una adolescente japonesa que busca su lugar en el mundo a través de la provocación sexual, y una mucama mexicana que lleva a unos niños estadounidenses al otro lado de la frontera sin el permiso de sus padres.

Los logros dramáticos de ‘Babel’ se ven opacados por la intrincada estructura del guión, que se ha vuelto rasgo distintivo de la pareja González-Arriaga. Los malabares narrativos en una película tienen sentido en la medida en que realcen el fondo de la historia, pero eso no sucede en este caso. La complejidad que fue novedosa en ‘Amores perros’ y confusa en ‘21 gramos’, se convierte en un embeleco innecesario en ‘Babel’. Habrá quién diga que el entrelazamiento de las tres historias muestra que toda acción tiene un efecto, pero los vínculos argumentales que las unen son tan gratuitos que más parecen un capricho pretencioso que una genialidad.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.