Nombre: Promesas del Este
Categorías: Drama, Acción, Suspenso, Política, Crimen
Director: David Cronenberg
País: Reino Unido
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Javier Avilés
Pedro Felipe * * *

Promesas del Este (2007)

Todos los Cronenberg

Desde Una historia de violencia puede parecer que Cronenberg ya no es Cronenberg, pero eso sería una apreciación ligera. Como el director comentaba en su entrevista a Eduardo Punset “la narrativa (de Hollywood) es tan simple que acaba siendo engañosa, falsa” y así, partiendo de esa premisa, Cronenberg parece querer dignificar en sus dos últimas películas ese cine de Hollywood al que se ha enfrentado, retomando y recreando el cine negro estadounidense de la década de los cincuenta. Pero, al mismo tiempo y fiel a su estilo personal, introduce tanto en Una Historia de Violencia como en Promesas del este, un elemento perturbador, imágenes y situaciones, que el cine mainstream made in Hollywood difícilmente aceptaría: El asesinato a sangre fría de un niño en los primeros minutos de Una historia de violencia o la lucha de Nikolai, completamente desnudo contra dos asesinos, en Promesas del Este, serían buenos ejemplos.

Que sus dos últimas películas hayan tenido un relativo éxito comercial no creo que signifique necesariamente que el cine de Cronenberg deba ahora ser considerado peyorativamente. Pero, es cierto, ya no aparece en sus películas la “nueva carne”, esa extraña hibridación entre la carne y el metal (Videodrome, Crash, incluso La mosca), ni tampoco los perturbadores objetos orgánicos (Inseparables, El almuerzo desnudo, eXistenZ), ni los desquiciados puntos de vista subjetivos ( eXistenZ de nuevo, Spider), pero también es cierto que el “estilo Cronenberg” se ha convertido en un referente para las nuevas generaciones de cineastas, que sus temas han dejado de ser una excepción para pasar a ser un ejemplo confirmando a Cronenberg como uno de los autores más influyentes de nuestro tiempo.

Quizás ese sea el motivo por el que, cuando todos los directores quieren ser Cronenberg, él prefiera romper con su personal forma de narrar, que puede convertirse en manos inexpertas en una sucesión de clichés, y se reinventa a sí mismo buscando en el noir y en la narración lineal una nueva forma de sorprender al espectador dejando en evidencia a quienes le consideraban una rareza cinematográfica.

Promesas del Este demuestra eso y mucho más.

Me parece magistral la forma en que Cronenberg mantiene la tensión argumental en esta película, acudiendo puntualmente a las explosiones de violencia tal y como lo hizo anteriormente en Una Historia de Violencia, película por varios motivos emparentada con ésta. A través de la despiadada resolución de los personajes, que deja adivinar un trasfondo violento que se muestra raramente, el espectador queda subyugado ante la expectativa que se provoca. Hay en Promesas del Este un rumor sordo de peligro contenido que subyace a toda la historia y una continua amenaza de muerte sobre todos los personajes que se consigue con una fotografía claustrofóbica de interiores oscuros y exteriores nublados, con una ajustada interpretación de sus actores que consiguen mostrar como los personajes perciben esa presencia ominosa y, me pareció lo más destacable, la orientalidad de la historia, en el sentido en que no se justifican todos los actos de los personajes y en la irresolución general de la trama. Mostrar sin juzgar. Narrar sin explicar.

Debatir si “este” Cronenberg es “nuestro” Cronenberg me parece que no tiene demasiado sentido.

Desde Spider, esa maravilla injustamente olvidada, últimamente, y desde siempre en general, Cronenberg nos ha demostrado que no tiene que repetirse hasta la saciedad, que es capaz de reinventar géneros y dejar en cada uno de ellos su particular sello personal. De todos los “Cronenberg” posibles el de Promesas del Este y Una historia de violencia me parece el más inteligente y maduro, el que demuestra sin alardes su condición indiscutible de Maestro.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.