Nombre: Golpes del destino
Categorías: Drama, Basado en una novela, Deportes
Director: Clint Eastwood
País: Estados Unidos
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Luis Fernando Afanador Perez * * * *
Mauricio Reina * * * *

Golpes del destino (2004)

Million Dollar Baby

Historia: Maggie Fitzgerald (Hillary Swank), es una mesera de 31 años que quiere convertirse en boxeadora para mejorar su vida y ayudarle a su familia. Para conseguirlo, tiene que convencer al veterano Frankie Dunn (Clint Eastwood) de que sea su entrenador.  ¿Por qué vale la pena?: Porque si bien se desarrolla en el ambiente del boxeo, es más que una película sobre el boxeo. Golpes del destino (qué pésima y manipuladora traducción: nunca nos cansaremos de denunciarlo) es realmente una historia de amor, el encuentro de dos solitarios: un hombre mayor que ha perdido a su hija y una mujer que ha perdido a su padre. El triunfo y el fracaso, presentes en esta película, importan en la medida en que ayudan a definir a estos personajes: el éxito y la adversidad nos dirán quienes son. Para recordar: todo, absolutamente todo: la historia sencilla con personajes verdaderos –incluidos, por supuesto, los secundarios-, la sabiduría de Eastwood para decirlo en imágenes sobrias y eficaces. Moraleja: El cine es muy sencillo: es tener algo que decir y saberlo decir con un estilo cinematográfico propio. Segunda moraleja: los yuppies del cine, que no creen en los directores que quieren contar en historias en las que creen, volvieron a perder. Y los de la Warner, en particular, que nunca creyeron en esta película –así la idea viniera del respetado Eastwood- tuvieron que quedarse callados: Million dollar baby costó 30 millones de dólares, se filmó en 37 días y ya lleva recaudados en pocas semanas -sólo en Estados Unidos- 8.7 millones de dólares.  Tercera moraleja: si se piensa sólo en la plata ni se hace cine ni se hace plata; si se piensa en hacer buenas películas… hasta se puede hacer plata.

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.