Nombre: Halloween
Categorías: Terror, Suspenso, Erótico, Basado en hechos reales, Comedia dramática, Musical
Director:
País: Estados Unidos
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno * * * *

Halloween (2007)

Mike Myers contextualizado.

Si alguien podía recobrar la vitalidad de la slasher movie, ese era Rob Zombie. Eso es algo que sospechábamos desde siempre. Lo sospechabamos incluso antes de que Rob Zombie anunciara su interés por hacer películas. Rob Zombie es el músico que mejor había captado el mensaje (no sé si esa sea la palabra apropiada) implícito en el cine psychokiller que floreció en los setenta y alcanzó su gloria decadente durante los ochenta, con la llegada de las enemil secuelas de tres series de importancia fundamental para todo aquel con interés por la mitología del asesino serial con visos sobrenaturales: La desternillante Nightmare on Elm Street, la incansable Friday the 13th y la estremecedora Halloween. Rob Zombie se apropió de esos estándares, los convirtió en su medio, su lenguaje, su parámetro estético. Los hizo música. Rob Zombie no necesitaba verlas de nuevo para recordarlas; las llevaba tatuadas en la espalda.

De las tres, la Halloween de Carpenter es probablemente la más terrenal: Un día de brujas de un año cualquiera, un niño de seis años asesina a su hermana en el Illinois rural de mis amores. El niño, consecuentemente, es confinado a un establecimiento psiquiátrico en el que un tal Dr. Loomis lo trata infructuosamente. Quince años más tarde, Mike, que así se llama el niño, se convierte en un jayán de dos metros de estatura y fuerza descomunal que escapa del manicomio y regresa a su pueblo natal con una máscara robada a dar cacería a varias jovencitas díscolas que aprovechan la complicidad de una tal Laurie para encamarse con sus respectivos novios cuando deberían estar trabajando como niñeras (el trabajo femenino adolescente por excelencia en los USA). Tras destripar a las tres, Mike busca a Laurie, pero siendo la niña casta y sana, esta sale mejor librada y consigue escapar con la ayuda de Loomis. Al final Mike es dado de baja, aunque su cuerpo jamás es recuperado. En la segunda nos enteramos de que Laurie es nada más y nada menos que Boo, la hermana menor de Mike, que en el momento de su fraticidio tenía apenas meses de nacida.

Rob Zombie toma la historia de Mike y, preservando algunos de los componentes clásicos (incluyendo la fabulosa banda sonora), propone un retorno a los inicios donde se explore más a fondo la identidad y pasado del asesino. Este es un juego macabro de manipulación que, si se hace bien -y Zombie resulta bastante hábil-, saca lo peor del espectador: Lo pone de parte de la bestia. Mientras en la película original Mike Myers no pasa de ser un psicópata descontrolado, en la versión de Zombie es una persona trastornada cuyos motivos iniciales -si no completamente tolerables- son comprensibles. En cambio de la simple rampage asesina, Zombie nos ofrece una especie de cruzada medianamente justificada en busca de su pasado. El Myers de Zombie es un asesino crudo y funesto que resulta -por momentos- enternecedor. Myers es un monstruo, pero también es un niño asustado que quizás sólo quiere proteger -a paso lento, arrastrado, con calma- a su hermanita menor. Nos gustaría que Laurie comprendiera por qué lo hace. Que lo reconociera. Que lo salvara. Que supiera reaccionar a su cariño torpe. Pero eso es mucho pedir: Laurie, hay que ser realistas, sólo puede escapar. Dispararle, apuñalarlo, patearlo, y luego escapar. Mike, también lo sabemos, nunca la dejará en paz. Él es todo paciencia.

Adenda: Mientras tanto, en la vida real, Un arsenal para un chico de 14 años.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.