Nombre: The Bourne ultimatum
Categorías: Drama, Acción, Suspenso, Policiaca, Aventura, Artes marciales, Basado en una novela, Crimen
Director: Paul Greengrass
País: Estados Unidos
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * *
Javier Moreno * * * *

The Bourne ultimatum (2007)

Comencemos por el final. Yo no he visto los dos primeros episodios de las aventuras de este sicópata involuntario. No cabe duda de que no capto varias alusiones. Pero también es cierto que vivo en este planeta y sé que la CIA fue y será una porquería, ayer en Latinoamérica, hoy en cualquier lugar del mundo. He leído asimismo las reseñas de mis camaradas en ochoymedio, y he escuchado y leído otros muy instructivos comentarios. Así que no estoy tan perdido. Antes de ver la peli sabía por ende lo suficiente como para poder acceder a la experiencia histórica de ver The Bourne ultimatum, aunque por las razones expuestas yo no fuese el espectador ideal.

Yo creo que a estas alturas todo el mundo sabe de qué trata la cinta. No creo que la negativa opinión que me merece vaya a mermar su público (en todo caso ya recaudó en taquilla cerca de 400 millones de dólares). Matt Damon me cae muy bien, y lamento no poder deshacerme en halagos. Pero después de ver The Bourne ultimatum tengo la certeza de que nunca veré sus precuelas ni sus eventuales continuaciones. No sólo me aburrí sino que en varias ocasiones me pregunté si no sería mejor regresar a mi habitación para seguir organizando fósforos.

Hace unas semanas Alejandro y Javier expusieron sus argumentos (uno y otro) a favor de dos actitudes ante el cine, las cuales pueden ser descritas a grandes líneas como la del crítico y la del público. Al "debate" yo podría agregar que en muchas ocasiones la película examinada exige enfoques diferentes. El ejercicio mental que requiere Mulholland Drive es muy diferente del que demanda, por ejemplo, La fiesta de Peter Sellers; pero ambas obras son igualmente válidas, aunque por razones muy diferentes.

Yo les puedo jurar que al entrar al teatro no tenía la intención de llevar a cabo un análisis hermenéutico, sino que iba más bien con ganas de ver un par de narices rotas y a Matt Damon corriendo por medio mundo. Pero aunque la peli cumple con creces sus promesas, en ningún momento logré sumergirme en la historia.

La razón por la que me la pasé tan mal va a suscitar un par de risitas, pero estoy bastante seguro de lo que pienso: me ha reventado que contadísimas tomas de The Bourne ultimatum duren más de tres segundos. Parece una broma, y hasta una buena broma, pero lo que digo es literal. Yo no sé si será un prejuicio mío o qué, pero casi dos horas de imágenes editadas por alguien tan acelerado como el Pato Lucas con coca me parecen francamente insoportables. Al principio traté de entender qué era lo que pasaba, por qué todo el mundo quiere matar al pobre Bourne —y viceversa—, pero después de media hora de sentir que me estaban cebando como a un ganso para producir foie gras sentí que me daba lo mismo que el protagonista salvara el mundo o que fuera asesinado por sus inescrupulosos enemigos.

Si viviera en los Estados Unidos denunciaría a Universal Pictures por haber creado una obra que puede producir crisis de epilepsia entre los espectadores, a ver si me gano una platica.

Esquirla: Escribiendo este texto me dije que debería dejar de decir que Matt Damon es un excelente actor, pues ya van dos pelis (la otra es El buen pastor) protagonizadas por él que me parecen impotables. Pero no lo voy a hacer porque en The Bourne ultimatum sus dotes actorales no tienen la más mínima posibilidad de expresarse. Al ritmo de la peli ni el mismísimo Speedy Gonzáles podría articular sus diálogos.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.