Nombre: La habitación de Fermat
Categorías: Comedia, Ciencia Ficción, Infantil, Basado en hechos reales, Misterio, Comedia dramática
Director: Luis Piedrahita, Rodrigo Sopeña
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno * * * *

La habitación de Fermat (2007)

Acertijos, confusión, tortura, sospecha y encierro.

Contradiciendo mi experiencia y mi intuición, el personaje de ficción dramático contemporaneo es el matemático. Debería ser el bombero, diría yo, pero no, no es así, en lugar de eso los guionistas prefieren matemáticos al frente de esos personajes laterales, temperamentales, interesantes, un tanto ingenuos, las víctimas perfectas de cualquier truco sádico, de cualquier desamor. En La habitación de Fermat a falta de uno tenemos cuatro. Cuatro matemáticos que intentan superar el perfil genérico pero en realidad no se alejan demasiado del estereotipo: Les gusta el ajedrez, los cálculos mentales y los juegos de ingenio. Son obsesivos y tercos. Apasionados. Caricaturescos. Parecen miembros de sectas secretas. Y bueno, eso es lo de menos, estos personajes son, en últimas, las fichas de un juego formal: Encerremos a cuatro personas en una habitación que se encoje y, para que no se aburran, les proponemos problemas de esos típicos y generamos algo de tensión, de intriga, develando poco a poco conexiones entre ellos. De eso se trata esta película. Un juego thriller de molde: Acertijos, confusión, tortura, sospecha y encierro. Resulta entretenido.

Lateralmente, la película menciona la conjetura de Goldbach. En este momento las matemáticas contemporaneas se encuentran en una crisis de problemas que puedan ser mentados en literatura y cine. Antes teníamos el de Fermat y lo de Catalán, incluso lo de Poincaré, pero con sus soluciones los escritores han visto reducido su pool de problemas notables y sencillos de explicar a uno sólo: el famoso de Goldbach de los números primos que suman pares. Por eso aparece por todos lados. De resto, los problemas finos, con abolengo, necesitan bagaje más allá del cálculo escolar para ser comprendidos. Y esto es preocupante. Cada vez más oscuros. Dios guarde indemostrada la conjetura de Goldbach. De su estatus abierto depende gran parte del (natural) proceso de glorificación del matemático moderno. Conténganse, colegas: Cada vez estamos más cerca de recobrar ese momento histórico cuando hacer matemáticas era considerado sexi. Ignoremos a Goldbach, sin miedo, sin vergüenza: Es por una buena causa. 

(Eso, o encontrar nuevos problemas fáciles de explicar. Escojan.) 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.