Nombre: Ratatouille
Categorías: Animación
Director: Brad Bird
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * *
Javier Moreno * * * *
Pablo Muñoz * * * *

Ratatouille (2007)

(Contra la) Poética de Fotolog

La última cinta de Brad Bird, autor que ha desgranado su amor en dos piezas únicas de nostalgia bien entendida como son el final de infancia (El gigante de hierro) o la família como ente disfuncional por encima de todas las (super)cosas (Los increíbles), logra desnudarse ante el espectador siendo dos cosas bien distintas: una cinta Pixar, cuya alma máter es más bien John Lassetter, y una película de la era PostDisney, en la que su nombre es más que nada una figuración al inicio de los créditos.  

 Ratatouille ha sido leída como una especie de manifiesto neoliberal para los tiempos de las grandes corporaciones, una interpretación extraña dado el mensaje y el contenido, alejados del Disney más rancio en sus formas (el de los Cartoons morales del Dinero con Pluto) y a la vez cerca del espíritu artesanal que rodeaba a las mejores obras del animador y su compañía. La lectura no tiene mucho sentido porqué el supervillano es alguien obsesionado con lo comercial, y su protagonista humano asume su fracaso (función) como parte del happy ending.

 Ratatouille, sutil hasta lo extremo en cuanto a su diálogo con los infantes a los que les niega su clímax final in extremis, parece un manifiesto contra lo que yo llamo la Poética de Fotolog: en tiempos en los que todo el mundo puede ser artista, conviene poner matices y,porqué no, ponerse complejo. No todos están capacitados para ello, pero esto no significa algo tan terrible como parece, en tiempos en los que la superación personal y el ser distinto se han convertido en un eslogan mayoritario. Bird propone a su protagonista ratonil, Rémy, como un artista felizmente ausente: como si, en contra de la modernidad cinematográfica acerca del control absoluto y la personalidad visible del artista, Bird nos insinuara que lo importante es la obra en sí, no tanto su nombre. La aventura de Rémy podría ser, perfectamente, una forma de cocinar Death Proof:  Tarantino desparece para dar vida a su cina, y eso hace Bird con cada detalle, pelaje y construcción de su película. Su París, deliberadamente imaginado por nuestras imaginaciones, es un espejo de su idea de la obra de arte: libres y hasta únicas, sin que importe tanto el cocinero, como su degustación. Y en favor del aritsta, Bird lanza también una diatriba: los críticos, muchas veces inválidos en su desidia, deben renunciar a su labor para estar en defensa de lo moderno, sostiene el director. Y los artistas, mártires felices (nada de seres torturados, Rémy está contentísimo), son anónimos alejados de cualquier gloria o esquematismo. Y este mensaje, parece más propio de un ensayo acerca de los méritos de las pinturas de Henry Lee Lucas que no de la última cinta de Pixar, en la que el entretenimiento se declina en favor de la pregunta y el cuestionamiento.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.