Nombre: Old Joy
Categorías: Drama
Director: Kelly Reichardt
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * * *

Old Joy (2007)

Who knows where or when

La expresión "old joy" es un apropiado eufemismo para hablar de la tristeza, pues ninguna situación por desesperada que sea puede serlo en términos absolutos: para que sea posible se requiere el contraste producido por la nostalgia de días más felices.

Varios comentaristas o críticos han señalado que Old Joy es una película minimalista, un calificativo con el que no estoy para nada de acuerdo, pues según tengo entendido esa expresión no significa "poco explícito" sino "caracterizado por muy pocos elementos constitutivos que se repiten según variaciones de diverso tipo", lo cual no es el caso en Old Joy. Por el contrario, sí es característico de la cinta una sutileza tan extrema que si uno se permite verla con demasiada alegría tendrá la sensación de que no sucede nada.

La trama es muy sencilla. Mark y Kurt, dos amigos de vieja data, realizan una excursión de un par de días día durante la cual visitan unos baños termales situados en un espectacular paisaje del noroeste del estado de Oregón; escuchan la radio, fuman porros, se pierden, toman un baño y regresan, uno junto a su esposa embarazada, y el otro a su vida más bien pendenciera. Durante el trayecto la cámara nos muestra imágenes de los densos bosques de los montes Cascade, mientras nos acompaña la precisa y discreta banda sonora compuesta por el grupo Yo La Tengo.

A mi juicio Mark y Kurt son dos ex amantes o novios que han quedado en buenos términos y están tratando de construir una amistad exenta de erotismo. Hay varios indicios de que ese es el caso: a la mujer en cinta de Mark le parece una pésima idea que su esposo se vaya de paseo con ese amigo; a un cierto punto Kurt sufre un bajonazo emocional cuya causa parece concernir a Mark, quien fuera de sentirse incómodo no hace nada para reconfortar a su amigo; las llamadas de la esposa de Mark son una fuente de tensión entre ambos, y él trata o de acortarlas o de responderlas lejos  "para captar mejor la señal"; en los baños termales Kurt masajea su espalda de Mark, quien al principio se siente algo incómodo pero rápidamente se relaja y acepta "un simple masaje"; en fin, la escena final nos muestra a Kurt en la calle, preguntándole la hora a los transeúntes, después del regreso de Mark a su hogar.

Pero a juicio de un buen número de comentaristas la película no aborda la punta del iceberg de una antigua relación amorosa, identificando por el contrario como tema principal el desasosiego de los estadounidenses contemporáneos, los cuales viven bajo el yugo de la administración neo con que, dicho sea de paso, ellos solitos se buscaron al elegir a un fanático religioso respaldado por una oligarquía inescrupulosa en cuyas filas encontramos varios sicópatas. Aunque el tono de la película es algo acuciante y la radio del coche de Kurt está sintonizada en un programa de debate político, me parece que no le hace justicia reducirla a un miserere por la democracia y "cierta idea de los Estados Unidos". (En todo caso advierto que sólo he leído transversalmente esas cuantas reseñas, pues es sabido que por más originales que seamos la opinión de los otros termina calando en nuestro influenciable cerebro, y acabamos repitiendo ideas como borregos).

Con Old Joy me doy cuenta que se completa una trilogía de treintañeros algo perdidos que no padecen el estúpido síndrome de Peter Pan, pero que se niegan a sacrificar en el altar de la madurez el fulgor de la juventud. Pero los personajes de esta película —en particular Mark— a diferencia de los protagonistas de Keane y de Half Nelson (las otras dos patas de la citada trilogía) no actúan como "big babys" sino como seres más bien razonables que parecen haber nacido en el lugar y momento equivocados, lo cual no implica ni mucho menos que existan un momento y un lugar que les vaya como anillo al dedo.

En todo caso, pese al fascismo que se está incubando en los Estados Unidos, ese país sigue siendo uno de los más dignos logros de la humanidad; basta pensar en lo que el destino le habría deparado a Kurt en Arabia Saudita o en China para dejar de desear que God bleed America

Si encuentra una película más "indi" que Old Joy le devolvemos su dinero, o le haremos entrega de un bono que podrá utilizar en la boutique de ochoymedio.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.