Nombre: 21 gramos
Categorías: Drama
Director: Alejandro González Iñárritu
País: Estados Unidos
Año: 2003

Otras reseñas para esta película

Pablo Muñoz *

21 gramos (2003)

Desestructura para principiantes

21 Gramos segunda película de González Iñárritu es una estafa muy efectista (pero no demasiado efectiva). Una especie de deconstruya sin despeinarse. La destrucción del relato que propone González Iñárritu carece de genialidad alguna: hay en él un remix de las situaciones intensas como forma de alcanzar el clímax. Si La Rayuela era un juego, 21 gramos es un martirio. Un martirio siempre interesante cuando aparece por la pantalla Benicio del Toro creyéndose más elegido que el director (y esto ya es considerable) y casi destruyendo a cualquier otro actor que hay en escena.

El desorden narrativo en cualquiera de las artes no tiene una función de impacto en un sentido exacto. Si bien es cierto que al principio mostraremos nuestra atención por la variabilidad respecto al relato clásico, también lo es que la literatura (pienso también en Los detectives Salvajes) o el cine (pienso, como ejemplo más obvio, en el whodunit inverso que es Memento) han hecho que esta desestructuración proporciona una nueva visión respecto a la historia. Tanto ordenada como desordenada la sensación es la misma, sobretodo porqué 21 gramos decide terminar con su final verdadero, lineal: la muerte de Sean Penn y su discurso, sin intentar cambiar nada sustancialmente más allá de su caos, ya presente en una historia lineal contada en set pieces.

El mensaje de la película es también tipo Dead, Sex and Tragedy for Beginners. O sea un montón de etiquetas trascendentes que ocultan un gran vacío. El director González Iñárritu satura los colores, tiembla la cámara como si fuera el Cassavettes pasionario mexicanio, remezcla la estructura buscando el impacto (y sólo lo logra cuando usa una elipsis, en el accidente de coche) y despeina a estrellas de Hollywood porqué él es el autor. El resultado es una abominación: un dramón a la Ken Loach con más escenas de dolor, creando lo que yo llamo el meodrama hardcore o porno, sin apenas argumento (si ordenan los 21 Gramos observarán que la historia está llena de más idas y venidas que de verdadera pulsión narrativa). Para amantes de la profundidad por entregas.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.