Nombre: Harry Potter y la Orden del Fénix
Categorías: Drama, Aventura, Fantasía, Infantil, Misterio, Familiar
Director: David Yates
País: Reino Unido
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno * * ½
Pablo Muñoz * ½

Harry Potter y la Orden del Fénix (2007)

Hogwarths Alone 2

Las películas de Harry Potter, atravesado el interludio de Alfonso Cuarón, son y serán cine de retales. Yo no tengo nada en contra de eso: del retal nace un arte experimental y anticonvencional, y prueba de ello son los autores del cine de terror italiano, que durante los sesenta, setenta y ochenta, partiendo de la imitación de éxitos norteamericanos, lograron un cine inigualable y, en muchos de los casos, más valioso que el de sus modelos.

Harry Potter 5 es una adaptación de un libro, de entrada, aburrido. JK Rowling se esforzó en hacer de Potter una saga de rasgos políticos: su crítica al entonces invasor de Irak y presidente Tony Blair no funcionaba como sí lo hace en la mayoría de contenido subversivo del género fantástico (un ejemplo es la reciente Homecoming del old rocker Joe Dante), sino como una salida de tono de una autora con ansias de trascendencias, enmedio de lo que había sido una saga llena de ironía costumbrista.

Y la película sólo podía ser mejor ante el aburrimiento: esto no significa nada más. David Yates dirige con solvencia televisiva un producto cinematográfico destinado al éxito, y, afortunadamente, los niños ya saben como actuar mejor, tras el desaguisado de la cuarta entrega. Y ésta es entretenida y vive muy bien de sus retales: la batalla Voldemort vs. Dumbledore evoca perfectamente a la del Episodio IV, hay unos Mortífagos clavados a los Inmortales de 300 y, además, Gary Oldman saca un récord de su minutaje en pantalla, logrando encontrar emoción dónde sólo hay líneas de guión para no detener la narración lo-suficientemente-fiel-para-los-fans. Debemos reprocharle a Yates que no sepa hacer de los retales algo suyo, ni tan siquiera se moleste en convertirlos en preciosas hipérboles y se conforme con ser un producto con reminiscencias lejanas y de entretenimiento sano. Aunque, bien pensado, el espíritu de unos libros como los de Potter es ése: sin embargo, Rowling en su único buen libro (su cuarta aventura, la más desaforada a nivel cinematográfico tal vez por lo literario de su producto) supo combinar una intriga a lo Agatha Christie con un costumbrismo sobre muggles y magos tan ejemplar como irreproducible en la gran pantalla.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.