Nombre: Batman inicia
Categorías: Acción, Ciencia Ficción
Director: Christopher Nolan
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Pablo Muñoz * * ½
Mauricio Reina * * * ½

Batman inicia (2005)

Insomne

El Doctor Zito hablaba en su laboratorio acerca de una conversa que tuvimos (un día de cada diez, en plan trascendental y con bufandas) sobre los autores y sus intenciones. En aquella conversa hablamos de Christopher Nolan, claro. Zito vió enseguida el discurso del director: la obsesión. Sin embargo, a mi siempre me ha gustado pensar en Nolan como un artesano con discurso, por raro que suene: mi teoría del artesano con discurso, es un tipo que, a pesar de tener sus constantes comunes y su perorata, no puede evitar ser un artesano (modesto, lleno de historias hechas para divertir) con lo bueno y lo malo que ello conlleva.

 Batman Begins se ha convertido en una película que cuesta defender ante tanto detractor de Nolan. No debería ser así, por motivos obvios: el Joker NO mató a los padres del murciélago (por lo que el mito, ergo, tiene sentido) y nuestro superhéroe se mueve casi tan ligero como Adam West. Hay chistes canónicos en la mejor línea David S. Goyer, jugando siempre con el hecho tan absurdo como es la reacción de los personajes en la película cuando tienen que perseguir un batmóbil... en su primera aparición. No se trata de hiperrealismo al uso: todo esta parafernalia esta adobada con un humor heterodoxo nunca apreciado (espeleología ¿eh?) por los sectores más avispados de la blogoesfera. Y Jim Gordon sale y se parece a Jim Gordon. Que él también participe en los chistes no significa mucho más que eso: no es esta una película que quiera ser muy trascendente, aunque a ratos lo parezca.

Nolan es más que nada un juguetón, ni un maestro (tiene, a menudo, buenas historias y un público cretino), ni un estupendo director (su clímax final superheroico está sacado de Spider-Man 2 o Los Increíbles, por ejemplo). Pero, ojo: en sus películas hay siempre un gusto apreciable por la diversión. En ésta hay ninjas, neofanáticos, mafiosos (¡quién mejor que Tom Wilkinson!) y posiblemente la mejor primera aparición de Batman en una pantalla.  Nolan no se olvida de los fans: los contentacon su guiño a Year One, reproduciendo con auténtico gracejo y espíritu cliffhanger su viñeta final. Pero también los despacha: esto parece que es un problema, en un fandom que aplaudió raudo las intentonas de Burton, y siendo la segunda la mejor de ellas (incluso de la propia filmografía de Burton), era una mala adaptación de Batman.

 Batman Begins es una buena adaptación al espíritu de la actualidad, a las etapas del Bond/Bourne/Bauer y también una traslación fidedigna:  Christian Bale está fantástico, Michael Caine no necesita bigote y el doblete de villanos cumple de sobras. Que su secuela, con un Joker ultrarrealista de aspecto patético y repetición de momentos de la de Burton (esas máscaras de los atracadores), tenga una pinta horrorosa, no significa nada para restar valores a esta película. Que a los críticos les de por hablar de un discurso justificatorio de los superhéroes (si presente en la aburrida Superman Returns, pero completamente voluntarioso en la cinta de Nolan que a cada momento discursivo le sigue uno de aventura, que a cada momento de reflexión le sigue un duelo con espadas) por su alergia a Nolan me parece meridinamente bien: la película del 2005 seguirá teniendo sus semizombies provocados por el virus del Espantapájaros, sus oneliners tebeísticos (¡The Bat Man!) y sus defectos, que los tiene: escenas de acción muy poco convincentes y nueva repetición de la historia de amor omnipresente en toda cinta de SH con la sosa Katie Holmes. Por menos aplaudieron a Burton y por mucho más despedazaron a Nolan. Las intenciones, dijeron. Si ven la película se van a divertir, van a llegar a los créditos con una sonrisa. No podíamos esperar más, a falta de adaptaciones arriesgadas y de un personaje que encuentra sus mejores momentos en viñetas d'auteur (ah, entonces la visión de éste ya es sublime de por sí, entonces cuestiones como la fidelidad pasarán a llamarse espíritu) como las de Frank Miller o Grant Morrison.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.