Nombre: Ratatouille
Categorías: Animación
Director: Brad Bird
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * *
Juliana González * * ½
Javier Moreno * * * *
Pablo Muñoz * * * *

Ratatouille (2007)

Ratatouille

Lo siento, pero Ratatouille no es ni la mitad de lo que esperábamos muchos de sus espectadores mayores de edad. Pixar ha decepcionado a más de un adulto fanático de películas para niños, abandonando así su fina carrera en el mercado de la animación digital. Bueno… admito que a lo mejor exagero un poco. El problema de esta cinta no radica en la animación misma de la película sino en la historia y el guión de la misma, con una trama de la que se puede decir que los cuatro minutos de trailer son mucho más emocionantes que toda la película en su conjunto.

Con persecuciones poco emocionantes, dos inertes antagonistas, -Skinner, que da más lástima que miedo y Ego, que pudo explotarse más durante la trama-, junto a un elenco que poco o nada le aporta a la historia (los familiares de Remy el protagonista, los cocineros del restaurante, el torpe mesero, la torpe anciana que pretende matar un ratón a escopetazos y el torpe Linguini que no inspira ni una sola reacción en el espectador) son algunos de los elementos que decepcionan de esta nueva entrega de Disney. Porque hay más: las frases manidas sobre la familia y los sueños ya suenan agotadas incluso para los niños y tanto el fantasma del chef Gusteau como como el chefcito dirigiendo por los pelos al aprendiz de cocina inspiran más pesar que simpatía.

Le película peca también por larga. Dos horas es demasiado para una historia con tan poca adrenalina (nunca sentí realmente el peligro de que a Remy lo fueran a descubrir entre el gorro del chef ni me generó ninguna emoción saber que Linguini era hijo de Gusteau) y, con todo y esto, el espectador se encuentra con un final poco menos que predecible.

Para no decir que todo es malo, rescataría yo la animación impecable que no descuida ni gesto ni movimiento de los personajes -cada vez PIXAR se luce más en este sentido- y las voces de cada personaje, siempre tan bien logradas en las caricaturas. Pero debo insistir: Ego, el crítico gastronómico despiadado y mordaz que aparece no más que dos veces en toda la cinta, hubiera podido explotarse como verdadero enemigo de la rata cocinera. Incluso, yo diría que es este personaje el que salva el final de Ratatouille con un monólogo inteligente y una sonrisa inolvidable. Explotando este personaje, el guionista hubiera conseguido sacar la cinta del público entre los 3 y 8 años (a un niño de 9 ya le parecería aburridísima) para ubicarla entre esas cintas infantiles que a muchos adultos también logran conmover.

En cuanto al público más joven, creo que ya es hora de dejar de subestimar a los niños con frases prefabricadas y simplonas, con típicos finales felices e historias de amor de portarretrato. Sí, ya es tiempo de que las casas productoras de cine infantil y juvenil se arriesguen como lo hiciera en su momento DreamWorks con un ogro como protagonista, un dragón amistoso y una princesa que además de verde es gorda. El riesgo ahora ha de venir en las historias y en los diálogos, en los protagonistas y los escenarios. Sin duda, debe que haber otras maneras de llegarles a los más pequeños.

http://dizquierdaaderecha.blogspot.com

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.