Nombre: Kill Bill vol. 1
Categorías: Drama, Acción, Artes marciales, Crimen
Director: Quentin Tarantino
País: Estados Unidos
Año: 2003

Otras reseñas para esta película

Carolina Arévalo * * * *

Kill Bill vol. 1 (2003)

“Es misericordia, compasión y perdón lo que me falta, no racionalidad”
La Novia. Kill Bill Vol. 1

Kill Bill Vol. 1, es una historia de venganza y de muerte.  La historia sigue los pasos de La Novia (Uma Thurman) una mujer agobiada pero letal. Ella es miembro de un grupo de asesinas a sueldo que son tan atractivas como mortales. David Carradine es Bill, el cabecilla de la organización delicuencial, en un papel que aunque invisible en la primera parte, es el hilo conductor de las dos entregas y quien cobrará importancia en la segunda.  Bill asesinó, mejor aún, intentó asesinar a La Novia pero ésta queda en coma y después de cuatro años regresa para cobrar venganza. 

La historia se desarrolla con el conocido estilo de Tarantino en el que los giros y la discontinuidad lógica, son los elementos mas importantes. La división en pequeños capítulos, permite al espectador “leer” la obra y ser testigo de los motivos y razones de sus protagonistas.  Por ejemplo: la secuencia anime en que se cuenta la historia de O´Ren-Ishii, sigue a la escena en que La Novia, está en el asiento trasero de una camioneta tratando de mover el dedo del pie. 

Es indiscutible que Tarantino rinde, en Kill Bill, un homenaje a las películas y géneros que más admira.  El western o spaghetti tiene un lugar privilegiado en la película, no sólo por el uso de recursos narrativos propios de este género, como los medios planos, sino también en la música. Otro lugar privilegiado lo ocupan los recursos estilísticos de las películas chinas de artes marciales y las películas japonesas de Samuráis y anime.

La secuencia de pelea en The House of The Blue Leaves es una, por lo demás hermosa, coregrafía de lucha samurai, con katana incluída, que recuerda las películas de Bruce Lee. La referencia es muy clara, los locos 88 y el vestuario de La Novia recuerdan la película El Avispón Verde.  

Kill Bill para mí es una de las películas más elaboradas de Tarantino. Aparte de ser uno de sus trabajos más largos (la idea comenzó a surgir cuando rodaba Pulp Fiction y escribió el personaje de La Novia para Uma Thurman), es su película mas pretenciosa “quería hacer esta película para probar los límites de mi talento como director”. Y lo comprobó. Rodada en estudios en Estados Unidos, Japón y China; Kill Bill se convirte en una película en la que los efectos especiales no desdibujan la historia.  Y muestran a un Tarantino más maduro y más atrevido. 

La Novia es uno de los personajes mas cuidados de Tarantino, es una mujer letal pero es muy racional. Su cabeza fría es tal vez su mejor arma, la que le ayuda a empuñar su katana sin remilgos, ni clemencia. Sin embargo, no es una mujer despiadada. Su venganza tiene un código, una ética. No busca a cualquiera para asesinarlo, todas sus muertes tienen una razón y en un despliegue de honor y furia, liquida uno a uno a sus adversarios. Se acerca a cada uno de los Vipers en su propio entorno, les deja elegir las armas y los reta a un duelo. El propósito de su vida es la venganza y nada la hará desviar de su propósito; a diferencia de los otros personajes de la película, ella tiene un propósito claro: matar a Bill. 

En la venganza de La Novia no importa el cómo, sólo el por qué. Tarantino nos sumerge en un mundo en el que la venganza es posible sólo con desearla. Los deseos se hacen realidad sólo con expresar lo que se quiere, tal y como cuando ella expresa a Hattori Hanzo su deseo de una katana y él accede. 

Todo en la venganza de La Novia tiene un propósito, nada es azaroso. Su vida es la venganza y esta mujer tiene fuerza para vivir su vida al máximo. De esta manera, Tarantino nos ofrece un relato de mujeres fuertes, decididas, racionales e incansables en sus propósitos.  No conocen ningún obstáculo, sólo la muerte. Por eso deben usarla en contra de otros. Esa es su venganza. 

Otro elemento importante en la película es la música. La elección de la banda sonora en esta película es un acierto. Enfatiza los matices que quiere expresar el director. Por ejemplo la pieza "Twisted Nerve" que aparece en la escena del hospital, le da a la secuencia un toque de suspenso muy a lo Brian de Palma, que se intensifica con el uso de la partición de la pantalla. La música le da coherencia al relato y le brinda una fuerza que los recursos fotográficos no podrían darle. 

Kill Bill es una película de venganza y de honor. Tal y como las películas en las que se inspira el director, el héroe, en este caso la heroína, siempre termina bien, aunque para llegar a su estado de bienestar haya tenido que liquidar a unos cuantos. Al fin y al cabo ese es el precio de la venganza.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.