Nombre: Colateral
Categorías: Drama, Acción, Suspenso, Policiaca, Road movie, Crimen
Director: Michael Mann
País: Estados Unidos
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno

Colateral (2004)

El taxista y el asesino

Las películas previsibles bien hechas me encantan porque me permiten dedicar toda mi atención a las sutilezas. Dado que la historia general no presenta ningún misterio, me entretengo la hora y tanto que dure la cinta admirando la manera misma de desarrollar la narración, las ligeras variantes, las conversaciones, los movimientos de cámara, las escenas de acción, los detallitos idiotas. Por supuesto, la previsibilidad debe ser lo suficientemente imprevisible para no acabar con cualquier atisbo de sorpresa que pueda deparar la historia, así sea una sorpresa falsa.

Collateral se situa fácilmente a la diestra del trono de esta categoría de cintas. Un maduro y canoso Tom Cruise toma un taxi manejado por Max (Jamie Foxx), conductor responsable, cuidadoso y disciplinado, quien apenas inicia su jornada nocturna en la hipertransitada Los Angeles. No mucho tiempo basta (en los cortos es obvio) para descubrir que Vincent, el personaje de Cruise, es un refinado asesino que por alguna extraña razón requiere que Max conduzca de un lado al otro de la ciudad para poder completar un trabajo: cinco sitios, cinco blancos.

El tema de los taxis y los taxistas viene y va con el cine. Los taxis son lugares de encuentro, de conversación, de despedida. Los taxistas son unos confesores motorizados, el interlocutor perfecto para el ciudadano invisible, para el perdido. Night on Earth (Una noche en la tierra), de Jim Jarmush, explora el tema a fondo (más a fondo que cualquier otra) y nos permite percibir la universabilidad de la figura del taxista, su total independencia de contextos locales. Por su parte, el taxista sonriente de 200 Cigarrettes termina siendo el punto de convergencia de las historias que componen la película, de cierta manera nos lleva a traves de ella. En el caso de Collateral, el taxista es el guía y el obstáculo de Vincent, cuyo frio plan se enfrenta a la sensibilidad optimista de Max con consecuencias obvias.

Hablaba con Alejandro sobre la ciudad en Collateral. En su reseña de la película, Alejandro le da a Los Angeles un papel protagónico. No estoy del todo de acuerdo. Me parece que la presencia de los Angeles es difusa. Que la historia, sin ser afectada drásticamente, podría ser igualmente contada en Chicago, por ejemplo. La personalidad de Los Angeles en la película no pasa de ser esa de una ciudad gigantesca conectada por autopistas. En ese sentido, prefiero la Los Angeles de Training Day, que permite entrever tras sus cortas faldas los conflictos raciales, la creciente presencia latina, la violencia y la excesiva complejidad cultural de la ciudad (este efecto, como me lo sugirió Alejandro, también lo logra la divertida Falling Down (Un día de furia) de Joel Schumacher).

Bien escrita, bien narrada, bien fotografiada y bien dirigida, Collateral es una elección ideal para un rato de esparcimiento una noche de jueves. Si sólo espera divertirse, probablemente le regale unas cuantas sorpresas. Le recomiendo que no se escandalize por la limitada complejidad de los dialogos y todos los lugares comunes que frecuentan y más bien préstele atención a las tomas, a los ángulos, a la escena de la discoteca, a la extraña mezcla de música, a la conversación sobre el jazz, a la visita a la madre y a las excelentes actuaciones de Cruise y Foxx. Al final, como supone, los buenos ganarán. El truco, por supuesto, será decidir quiénes son los buenos.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.