Nombre: Ratatouille
Categorías: Animación
Director: Brad Bird
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * *
Javier Moreno * * * *
Pablo Muñoz * * * *

Ratatouille (2007)

Una receta y un breve comentario.

La berenjena es lo más importante, pero también necesitamos tomates, ajo, cebolla, calabazín, pimentones rojos y algunas especias (albahaca y tomillo, digamos). En realidad todo es muy sencillo. Este debería ser el plato base de todo aquel que haya decidido elegir el camino del vegeterianismo moderado. En una olla sofreimos en un poco de aceite la cebolla picada y el ajo machacado. La berenjena y el calabazín van cortados en trozos pequeños. Dependiendo del día me decanto por cubitos o simples tajadas. El tomate debe ser pelado. Una lata de tomates también sirve, supongo. El pimentón rojo lo cortamos en julianas.

Cuando la cebolla está suave y el ajo ha tomado color, agregamos la berenjena picada junto al pimentón. Todo esto debe ocurrir en fuego moderado si no bajo. El fuego alto es un privilegio de ciertas sopas y el agua para hacer pastas. La berenjena debe soltar algo de jugo y el pimenton también. Esto no debe tomar más de diez minutos. Una vez ahí, agregamos el tomate (picado), el calabazín y los condimentos. Sal y pimienta también. Luego tapamos y bajamos el fuego.  Esperamos en la mesa de la cocina: no hacemos siesta, no salimos a comprar coca-cola, no salimos a pasear el perro, no leemos. Estamos cocinando. El perro, el vicio y la novela pueden esperar. Debemos custodiar la cocción. Debemos proteger la berenjena y el calabazín. Al servir el Ratatouille ambos deben ser todavía firmes, vivos. El objetivo aquí no es la consistencia de un babaganoush enriquecido, no. Aquí queremos bocados que crujan, que griten un poco, que pidan clemencia. 

Hasta aquí la receta; ahora sigue la fase de experimentación, la necesaria huida del purista universo kosher para sumergirse en el panteismo culinario donde todo es posible. Una opción es agregar julianas de lomo de cerdo junto a la berenjena. Esto, por supuesto, impide que su amigo hippie vegan pueda venir a comer pero quién quiere un sucio hippie comiendo en casa hoy en día. Lo puede servir con un poco de arroz. Puede jugar con el color del arroz. Puede jugar con tipos de arroz. Puede intentar servirlo ya frío sobre galletitas. Tal vez puede intentar cocinar el Ratatouille al horno. Me pregunto si el Ratatouille se puede preservar de alguna manera. Se podría hace una mezcla de berenjena, cebolla, ajo, calabazín y pimentones y preservarla con sal en un frasco y luego de algunos meses servir eso con un poco de pasta de tomate recién hecha, albahaca fresca y alguna otra hierba parecida. No quedaría mal como un primer plato.

En fin, la película: A eso veníamos, ¿no? No creerán que la he olvidado. Esta es una película sobre una rata que quiere ser chef. Hay unas que quieren dominar el mundo y otras que quieren ser chef, así de sencillo. La rata quiere ser chef y lo logra, y es una buena película. Es tal vez la mejor película del verano. Otros dirán que no, que la mejor es Transformers y nos recordarán su "honestidad" y su supuesta recursividad neo-pop autoreflexiva, pero en lo que a mí respecta yo me quedo con Ratatouille porque es inteligente, entretenida, emocionante y conmovedora. 

Hay muchas razones por las que la labor de un crítico es fácil. Arriesgamos muy poco y aún así gozamos de una posición de autoridad sobre aquellos que ofrecen su trabajo y ellos mismos a nuestro juicio. Prosperamos haciendo críticas negativas, que son divertidas de escribir y leer. Pero la triste verdad que debemos afrontar es que, en el gran Plan, el pedazo de porquería promedio es más significativo que nuestras críticas para denunciarlo. Por fortuna hay momentos cuando un crítico realmente arriesga algo, y esto ocurre durante el descubrimiento y la defensa de lo nuevo. Lo que hace Pixar ya no es nuevo, pero sigue sintiéndose así. Cada vez que veo una de sus películas me siento ingresando en la última linea de defensa del buen cine comercial. La verdadera vanguardia. El cine de entretenimiento que respeta a su espectador, que lo asume razonable, dispuesto a conversar. Es bueno que Pixar siga haciendo películas. A mí no me importa que sean parte de Disney ahora. Eso me tiene sin cuidado mientras sigan haciendo lo que saben hacer. Es bueno que Brad Bird dirija. Es bueno que nunca se recuesten en grandes nombres ni en humor popero. Es bueno que la próxima sea una de robots que haga parecer un chiste tonto esa película regular llamada Robots protagonizada por la voz de Robin Williams. Es bueno ver Ratatouille un domingo por la mañana. 

Comentarios adicionales:

  • ¿Por qué lloro más fácil en las películas de dibujos animados? ¿Por qué me mueven más?
  • Esta película resulta particularmente agridulce cuando, luego de verla, alguien le cuenta a uno que las ratas nunca viven más de tres años.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.