Nombre: Ahora son trece
Categorías: Acción, Comedia, Policiaca, Aventura, Basado en hechos reales
Director: Steven Soderbergh
País: Estados Unidos
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * *

Ahora son trece (2007)

Las Vegas es una ciudad pensada y diseñada para que Dany y su equipo la desvalijen con estilo, siendo lo más cool, guapos, y encantadores posible, de modo tal que ni la fashion police pueda detenerlos. Ese es el presupuesto fundamental de esta cine-serie, que en su segunda entrega “los guapachosos de siempre” habían traicionado por andar robando joyas en la vieja Europa....

De acuerdo, nadie ha traicionado nada ni a nadie y si ese fue el caso estaba en su derecho, pues se trataba de ladrones—; en todo caso, es la ciudad del artificio la que le conviene a los gentlemen thiefs: las máquinas tragamonedas son su pulso, la omnipresente iluminación su Camino de Santiago, y la arquitectura delirante el respaldo perfecto de sus aventuras de fábula.

En fin, ahora que lo pienso sí que se ha traicionado a alguien: a Tess Ocean, alias Julia Roberts. O viceversa: ella ha traicionado algo, o a algo. Tal vez al amor por amor, who can tell? El caso es que no importa, pues los guionistas decidieron sacarla del paseo como de costumbre, es decir alegremente, sin dar ninguna explicación, porque así es la vida, porque la gente se separa, porque uno no puede obligar a nadie. Y es cierto.

Como de costumbre, Soderbergh ha sido fiel a sus cuates y les ha dado chamba para que paguen sus impuestos, duerman tranquilos, y hagan algo interesante con los dividendos así obtenidos, aunque entre trece supongo que no les tocará de a mucho por cabeza... Lo fundamental, sin embargo, es que Soderbergh y Clooney sigan desarrollando su actividad como directores independientes con total impunidad. Y estoy hablando en serio: al ver Ocean’s someteen usted está colaborando con la financiación de sus futuras-pasadas películas (Solaris, Buenas noches y buena suerte, Bubble, Confesiones de una mente peligrosa) o en la producción de obras de otros autores independientes (Keane de Lodge Kerrigan, o Naqoyqatsi, de Godfrey Reggio). Así que si viendo a Ocean y a sus manitos hacer de las suyas, usted apreciado lector o simpática lectora— se siente robado o estafada, no se preocupe que ya en una ulterior peli le devolverán su dinero o dinera.

(Por ejemplo: después del desastre que fue Batman & Robin, Clooney se comprometió a devolverle los cinco dólares que costaba la entrada a quien le probara con un tiquete usado que había ido a verla... Quelle classe !).

Ocean’s Thirteen es pues una agencia hollywoodiana para el empleo basada en una franquicia de los años setenta. Como en las entregas precedentes, en esta ocasión la sensación de multitud se ha evitado creando una intriga principal básica que el espectador puede seguir con total comodidad (Rubens ha sido estafado por Willy 'Pacino' Bank, y debe ser vengado) en la cual se acomodan a su vez numerosas subtramas.

(Y ya que hablamos del tema: es una lástima que la carrera de un actor como Eddie Izzard no logre despegar. Su papel como Roman Nagel no está mal, pero tampoco está bien, y se encuentra a años luz de sus verdaderas dotes artísticas).

En fin, Ocean’s Thirteen es una película que pretende ser entretenida, y lo es.

(Soy conciente de que a esta reseña ya le pasó su cuarto de hora, pues era pertinente leerla antes de ver la peli. Pero sucede que los marcianos  bloquearon el servidor de ocho y medio durante varias semanas y sólo hasta ahora se ha normalizado la situación.)

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.