Nombre: Bluff
Categorías: Comedia, Erótico, Policiaca, Crimen
Director: Felipe Martínez
País: Colombia
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Alejandro Martin Maldonado * *

Bluff (2007)

Escribo sólo para responder un poco extrañado por el tremendo entusiasmo con que mis colegas de ochoymedio han reaccionado ante Bluff. La película está bien, tienen razón, es una historia contada con gracia, sin ningún tipo de prentesiones, que sólo busca que el publico pase un rato divertido. Y en varios momentos lo consigue. Pero de allí a la serie infinita de elogios que le han regalado...

Es una historia de todos modos "muy colombiana" donde todos quieren ser el vivo y todos tienen rabo de paja. No es demasiado diferente a los temas de las telenovelas a las que estamos acostumbrados y se aprovecha bien de personajes que ya han elaborado allí los mismos actores: Victor Mallarino como el rico, Carolina Gómez como la modelito ligera, Luis Eduardo Arango como el tombo (que bien podría ser el busetero que cambió de trabajo). Y no me entiendan mal, no es para criticarlos, porque cada uno lo hace bastante bien y uno se ríe de todos. Pero se trata de aclarar que aquí lo que pasa, como pasó con La estrategia del caracol, es que se está tomando lo mejor de la televisión colombiana montándolo con el cuidado que implica una película (en la que se usa el tiempo que se utilizaría para hacer casi un mes de telenovela diaria o más). 

Yo no tengo nada contra la televisión, es más al contrario, creo que todavía lo que ha sucedido en Colombia en ese medio le lleva siglos al cine, y que éste, cuando consigue ser decente, es cuando imita lo mejor de la tv. No vamos a ver en Bluff más experimentación o tomas más elaboradas de las que llegamos a ver en María, María o en La mujer del presidente, ni Mallarino va a ser más chistoso que cuando tuvo su fábrica de zapatos.

Es más, lo grave comienza a  ser cuando resulta demasiado evidente que lo que se ve en Bluff es una producción para la televisión pero hinchada. Se abusa, como en mucho cine gringo actual que parece pensado para el DVD y el cable, de los primeros planos. En una pantalla de cine los primeros planos son agotadores y sólo deben usarse de vez en cuando a manera de énfasis. Pero en Bluff no hay casi planos medios ni la cámara ubica a los personajes en los espacios; les vemos hasta los poros a los actores todo el tiempo. Pareciera que compuiseran para el ojo de la cámara y no para esa gran pantalla.   

De todas manears, aquel que con su carota llena la pantalla casi todo el tiempo, el argentino Lorusso, en su papel de protagonista lo hace muy bien y se lleva la película en hombros. Uno lo ve como el imbécil que quiere presentar, pero consigue también que uno le tenga el cariño suficiente para acompañarlo y esperar que supere de alguna forma sus mil y una cagadas. Los secundarios con el toque local (el dueño del motel y el segundo del policía) por lo general consiguen las risas que buscan.

La trama es entretenida sin ser nunca apasionante. Se las arreglan muy bien para hilar enredo tras enredo y llevarlo a uno sonriente al final, pero no hay ningún gran momento de suspenso ni giros realmente sorpresivos que la hagan cercana a películas de su género de avispados y tramadores como Nueve reinas.

Y así llegué al final luego de haber pasado un buen rato sin haber visto nada especial. Pero bueno, sin mucho de qué quejarme, también es verdad. Sólo sorprendido de que haya quién viera en ella una gran película, cuando es apenas un capítulo decente de serie televisiva colombiana de las que ahora extrañamos cuando los privados sólo se financian con productos diarios. Y no de las mejores series, también hay que decirlo, ya que en varias de ellas se retrataron, con mucha más finura y mirada crítica, las tramas que se articulan en el juego de clases que nos define a los habitantes capitalinos, cosa que aquí apenas sirve para un par de chistes divertidos.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.