Nombre: El violín
Categorías: Drama, Política, Musical
Director: Francisco Vargas
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

María José Roldán Pardo * * * *

El violín (2005)

Plutarco Hidalgo, es un anciano campesino mexicano interpretado por Angel Tavira, premio al mejor actor en el Festival de Cannes. Es un hombre curtido por el sol y el duro trabajo del campo, tiene profundas arrugas en su rostro, es un campesino de verdad. Conoce historias maravillosas que le cuenta a su nieto y normalmente habla con frases cortas y sabias. En un monologo inolvidable  revelará el origen de la maldad del hombre, mezcla fatal de envidia y vanidad, que por un error de los dioses se fue colando en el mundo y no se ha podido erradicar. 

A Plutarco le falta la mano derecha y pesar de ello toca el violín atándose el arco al muñón. Cuando le preguntaron cómo la había perdido no respondió. Ha vivido siempre los rigores de la pobreza y el sufrimiento de su gente, pero, sigue creyendo que la vida puede traer “tiempos mejores” y los espera.  

No se sabe con exactitud el lugar de Méjico donde se desarrolla la historia tampoco el año, sin embargo, no hace falta, podría ser en cualquier país donde se vivan profundos conflictos sociales y una de esas guerras que los estudiosos han llamado “irregulares”. 

La guerra como siempre está acompañada de tristeza, arbitrariedad y tortura. En esta película filmada en blanco y negro, con una fotografía impresionante, las escenas del ejército mejicano ensañado contra la población civil espantan. Quisiera una creer con una ingenuidad precaria, que se conserva a pesar de todo, que algo así no puede ser cierto, pero, sabemos que es, ha sido y sigue siendo allí, aquí y ahora. 

El violín es una película delicada, sin grandes pretensiones y sin efectos que maneja un permanente clima de suspenso. A punta de actuaciones impecables y de un guión muy bien escrito, mantiene en vilo al espectador. Le delega además la responsabilidad de adjudicarle al conflicto que recrea la carga ideológica que quiera, en realidad cualquiera aplicaría.  

Como le diría Plutarco Hidalgo al capitán del ejercito que invadió y arrasó su pueblo “La vida es cabrona a veces”.   

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.