Nombre: La vida de los otros
Categorías: Drama, Basado en hechos reales, Guerra, Histórica, De época
Director: Florian Henckel von Donnersmarck
País: Alemania
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Pablo Camacho * * * *
Javier Moreno * * * *

La vida de los otros (2006)

La vida de los otros (Das Leben Der Anderen) le debe mucho, sino todo, a HGW. Son las iniciales de un personaje fascinante de pies a cabeza y de afuera hacia adentro. Un oficial de la Stasi, policía secreta de la Alemania Democrática en 1984, entregado por entero al partido socialista y a su labor de vigilancia a ciudadanos. Viste tonos grises y su temperamento es igual de frío. La parquedad de sus movimientos y el ascetismo de sus palabras nos recuerdan a personajes que con muy poco son capaces de expresar y cautivar inmensidades como el jardinero de Peter Sellers en Being There (1979) o el mudo voluntario que protagoniza el filme chileno Whisky (2004).

La trama involucra todo el periodo de investigación a un exitoso escritor alemán, Georg Dreyman, quien vive con una célebre actriz, Christa-Maria Sieland, acompañados además de múltiples amigos del políticamente oprimido círculo artístico de la Alemania Oriental.

El giro crucial y dramáticamente significativo para el espectador, ocurre cuando vemos en HGW el afloramiento de su humanidad. Es despertada mientras, recluido en su cuarto de espionaje vació, escucha la vida de Dreyman desenvolverse en sus pericias cotidianas, pero conmovedoramente envidiables. Escucha la música de las reuniones, los saludos amistosos, el sexo apasionado, en última instancia, todo aquello que él no tiene y que se parece mucho a la felicidad. 

El manejo de esta transformación en HGW es un logro admirable del director  Florian Henckel von Donnersmarck por varias razones. En primer lugar no desboca a su personaje completamente, no lo traiciona. Sentimos como HGW desarrolla una enorme empatía por la Dreyman y Christa-Maria pero, revisando de nuevo la película, veríamos que en su momento de mayor paroxismo emocional, este oficial de la Stasi derrama la cantidad exacta de una lágrima.  

La vida de los otros interesa por su contenido político, que luego se transforma en contenidos humanistas igual, o inclusive, más cautivadores. Además, lo hace sin desechar el suspenso. Pues estas muestras de humanidad se manifiestan gracias a unas decisiones morales en varios personajes que nos sorprenden constantemente. Y lo que es aun mejor, son decisiones morales que están constantemente sorprendiéndolos a ellos. 

Este filme ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera en 2007 quitándole el galardón a la que se perfilaba como favorita, El Laberinto del Fauno de Guillermo del Toro; así como en el 2002 se creía que ganaría Amelie pero venció también la trama política/humanista con No Man’s Land. Más que las ideologías políticas que tanto interesan a la Academia de Hollwood, me gusta la metáfora que en La vida de los otros permanentemente me concernía mientras la veía. Los espectadores de cine también estamos espiando como HGW, escondidos en las sillas del teatro, encontrando en la vida de los otros aquello que es significativo para la nuestra.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.