Nombre: 300
Categorías: Drama, Acción, Animación, Basado en hechos reales, Guerra
Director:
País: Estados Unidos
Año: 2007

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * *
Miguel Gualdrón
Javier Moreno * * * ½

300 (2007)

Una ideología sublimada

Al ver 300, me parece, es difícil escaparse de la idea de estar viviendo de nuevo un hecho bastante conocido. No quiero decir que sea esa la intención original de la película o del cómic, no porque crea o no que lo sea, sino porque la discusión de las intenciones de un escritor, un cineasta o un pintor parece irrelevante frente a la fuerza de lo realizado, que siempre, o casi siempre, habla por sí mismo. En este sentido, es irrelevante la defensa de sí mismos de Zack Snyder o de Frank Miller, porque no es de ellos que hablamos, sino de 300; del momento histórico en el que se muestra al público, en el que se trae de nuevo a colación un hecho histórico supremamente famoso, de la manera como hablan, piensan y sienten sus personajes; es irrelevante también que el cómic original haya salido ya hace casi 10 años. Es irelevante, en general, que, asombosamente, nadie involucrado enla producción de 300 haya pensado a qué sonaría o se vería la película una vez terminada y estrenada, ni a qué tipo de acciones parecería hacer referencia, antiguas y contemporáneas.

A mí, como a la mayoría de reseñistas de la película, me suena, sobretodo, a la exagerada utilización de un hecho histórico en favor de un cierto tipo de ideología y visión del mundo, que resulta bastante obvia cada vez que Leónidas justifica con sus masculinos gritos la batalla y su muerte. Y no, Javier, no es el error histórico, si es que lo hay, el que me sigue molestando desde que la vi, el viernes; es decir, no me molesta que hagan ver a los persas como montruos deformados, ni el que Xerxes tenga pinta de afeminado, ni el que se muestre a los demás griegos como cobardes, ni, en general, el sacar completamente de su contexto una historia para propósitos distintos de los "originales". No se trata de que sea o no una película griega, o al menos espartana. Lo que me molesta, pero no sólo a mí, es esa visión del mundo que explícitamente apoya la película y que seguramente no está tan lejos de la que tenían muchos de los participantes en la Batalla de las Termópilas: el increíble y asombroso grito por la defensa de la libertad de una sociedad como la Espartana o la gringa, la absoluta convicción de que vale la pena defender hasta la muerte (de uno o del contrario) la forma de vida y la cultura propia, el exterminio heróico de una sociedad distinta. En ese sentido, no creo que lo que nos ofrezca 300 sea "una película de guerra a lanza, escudo y espada,  [y] no más", porque no creo que la guerra pueda ser un fenómeno tan fácil de describir (haciendo referencia a las diferencias dadas tan sólo en términos de las armas utilizadas), y porque no estoy seguro de que todas las películas de guerra tan sólo películas de guerra, o que sean iguales, o que, por sí mismas, no puedan trasmitir o representar cosas totalmente distintas.

300 es una película de guerra, pero es mucho más. Es la presentación y justificación de un tipo particular de guerra, de una manera particular de hacerla y, sobretodo, de ciertas razones particulares para llevarla a cabo, y es todo esto lo que debe ser analizado y discutido, tanto como lo dado por "las luces, por las degolladas, por los elefantes, [y] por las formaciones de combate". Y así, de paso, puede pasarse por alto la terrible secuencia del lobo más mal recreado que he visto en mi vida, los incomprensibles matices del cambio histórico entre los tracks de la banda sonora, los cuerpos pasados de kilos de los héroes espartanos, etc.; aunque sí, a mí también me gustaron la mayoría de las escenas en cámara lenta, los colores, el árbol de muertos empalados y el muro gigante.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.