Nombre: La fuente de la vida
Categorías: Drama, Acción, Ciencia Ficción, Animación, Aventura, Religiosa, Documental, Fantasía, Basado en hechos reales, Romance, Guerra
Director: Darren Aronofsky
País: Estados Unidos
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe *

La fuente de la vida (2006)

Al salir de la sala en la que vi La fuente de la vida mi mal genio había llegado a su máxima expresión. Creo que si por casualidad me hubiese encontrado con su director Darren Oronofsky le habría dicho cosas muy feas, irrepetibles. Es de lejos la peor película que he visto durante el último año chino (A propósito: feliz año nuevo, chino).

No me cabe duda de que en mi animadversión hay una gran dosis de subjetividad, pues la movida new age y similares (horóscopos, cristales, Enya...) me produce una mezcla de risa y de oso ajeno. Soy injusto, qué duda cabe, sobre todo porque meto en el mismo saco actitudes ridículas con actividades que no conozco. Pero qué le vamos a hacer, yo soy humano, si no me creen cuenten mis cromosomas.

Sin embargo, también estoy convencido de que la peli es objetivamente mala. Las razones por las que me permito solicitar que le corten la cabeza son las siguientes:

- Sus efectos especiales no sólo son triviales -lo cual no es de por sí grave- sino también ineficaces, como hechos a última hora. Está muy bien que los directores de películas de ciencia ficción y/o de fantasía, traten de emanciparse de las colosales fortunas que para bien y para mal Hollywood le ha impuesto al género; pero recurrir a los protectores de pantalla, a las sombras chinas y a la macrofotografía, no fue una buena idea.

- Por otro lado, pese al sobrehumano esfuerzo del protagonista Hugh Jackman (X-Men, Scoop), las características del personaje (o personajes, porque él es uno y trino) oscilan entre la exageración y la parálisis. Durante la mitad de la película tiene que gritar y la otra susurrar, lo que no es una garantía de calidad bergmaniana pues la intriga no se desarrolla gracias a sus interpretaciones, sino a revelaciones algo apresuradas y difíciles de contextualizar .

- La narración fragmentada, que tan buenos resultados ha arrojado últimamente (cfr. Babel), carece en La fuente de la vida de una coartada estructural, pues las historias no se enriquecen unas a otras sino que se entorpecen. Claro, al final entendemos que el árbol con el que Hugh se pasea por el espacio, el tesoro escondido en una pirámide maya de cartón, y la cura (sic.) contra el cáncer, son la misma cosa. Pero la solución ha llegado demasiado tarde, y el personaje de cada narración ha seguido su propio camino, dejándonos no con una sino con tres películas.

- Y por último, lo más grave de todo: La fuente de la vida no es una película maya...

Para cerrar esta reseña me parece importante decir que Réquiem por un sueño,  la anterior cinta del mismo director, tampoco me había gustado para nada, pero le había dado el beneficio de la duda por haberla visto con gripa, doblada al sánscrito, y en una copia de muy mala calidad. A quienes les haya gustado su estética, seguramente serán más indulgentes con La fuente de la vida. A mí me hizo demasiada falta un poco de humor por parte de sus quijotescos personajes.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.