Nombre: Pequeña Miss Sunshine
Categorías: Drama, Comedia, Comedia dramática, Road movie
Director: Valerie Faris
País: Estados Unidos
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Pedro Felipe * * *
Martín Franco * * * *
Alejandro Martin Maldonado * * ½

Pequeña Miss Sunshine (2006)

El agotamiento de un esquema

Las películas deberían venir libres de expectativas. Resulta raro decir eso desde una revista de reseñas, que justamente vive de esas expectativas.

Pero resulta claro que Pequeña Miss Sunshine carga con una expectativa que la abruma, de la misma manera que sucedió con Sideways (que tampoco me gustó, pero que resulta tremendamente superior). Quien quiera pasar un buen rato, muy posiblemente lo conseguirá. Si la película se vendiera como una más de las comedias esquemáticas que producen los estudios, yo aquí estaría diciendo que cumple muy bien su propósito. Pero si quieren vendérnosla como una comedia original, incluso como la mejor película del año pasado, allí sí que la película no da para nada la talla.

Fuera del abuelo y la nieta, que consiguen tener una cierta chispa de vida y que son los que finalmente más pueden reírse de sí mismos (sin perder nunca su amor propio), los demás son unos esquemas tan esquemáticos que siempre sabremos lo que van a hacer. Todos ellos carecen por completo de humanidad, y no hay manera de que sintamos nada por ellos. El colmo es el "experto en Proust" que fuera de ser un cliché de maricón francofílico no da muestras de haber leído un libro en su vida.

La película pretende adaptarse a la pauta de las películas que han dado en llamarse "independientes" y que cargan con una estética "indie" que se que se vende desde hace casi una década en tiendas de música y de ropa. Lo triste es que todo esto viene como un derivado que no hace justicia y que en alguna medida viene a tirarse lo que los "originales": los dos Anderson, Jonze, Gondry y la Coppola habían conseguido.

Lo primero es que hay que aclarar es que la "independencia" de los primeros no es para nada contestataria ni subversiva, más bien todo lo contrario. Es la independencia de unos niños genios (o de niños ricos), que ya sea por un talento siempre reconocido o por una situación que les ha hecho fácil ascender, han podido hacer siempre lo que les ha dado la gana. Sin embargo, a todos ellos los ha unido un gusto por su trabajo, la sensación de una creación amistosa, donde, fuera de Jonze, la dulzura se ha impuesto por encima de la ironía.

Sus películas son largas canciones de pop, joviales melancolías. Todos ha pasado por la escuela de los videos de rock y no conciben películas que no sean pensadas como música de las imágenes. Atragantados de "cultura" popular y elitista, es posible que las referencias los abrumen y les complique decir algo propio. Hijos de la generación de los 60, y criados en los 80 y 90,  no comparten ni la agresividad de los 70, ni el vacío de los 80, y buscan mantenerse optimistas sabiendo que se puede conseguir muy poco.

Todos esos elementos están en Pequeña Miss Sunshine, pero pervertidos y vaciados. Las canciones pop que se usan para montar secuencias como videos buscan subrayar de una manera tan obvia las sensaciones que  terminan dando mal genio. La pretendida "singularidad" de los personajes es mero esquema tan acartonado como el de las películas de colegio ochenteras. El final de "encuentro" de los personajes es tan forzado que no sugiere la menor posibilidad de que esos personajes aprendieran algo.

Es verdad que la secuencia final es para morirse de la risa. Y eso salva la película. Hace rato no reía a carcajada limpia en el cine. Pero incluso allí uno siente que se les va la mano. Uno alcanza a ponerse a pensar que la situación fue completamente forzada, que son puros gags.  

Quizás estoy siendo muy duro. No es más que una comedia divertida. Pero también es verdad que señala el fin de una época. Y que hay una generación que ahora va a tener que preguntarse cuál es el camino que debe tomar si no quiere seguir repitiendo esquemas que ya están agotados.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.