Nombre: Hijos de los hombres
Categorías: Drama, Acción, Comedia, Ciencia Ficción, Terror, Suspenso, Política, Guerra, Basado en una novela
Director: Alfonso Cuarón
País: Reino Unido
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Diego Guerra * * * *

Hijos de los hombres (2006)

Un poco como ocurre casi siempre con los cómics, la ciencia ficción es un género que tiende a ser juvenil, alguna vez leí que porque era de joven cuando uno andaba más pendiente del futuro. La pregunta que surge entonces es: cómo sería una ciencia ficción realmente adulta? acaso como Solaris de Tarkovsky, que es precisamente una película que a los jóvenes les puede resultar insoportable? O como aquel Blade Runner que en los años de su estreno fue un estrepitoso fracaso comercial, para luego convertirse en un clásico absoluto? lo cierto es que en literatura, y en cómic, es relativamente fácil encontrar un buen puñado de obras maestras en el género del relato de anticipación, el cine de sci fi, en cambio, ofrece pocas maravillas en realidad, muchos efectos especiales, poco contenido, y a veces además, mucha cursilería en las puestas en escena. Acaso el único subgénero que tiende a salir bien parado es el de la ciencia ficción apocalíptica y post apocalíptica (Mad Max, Soylent Green, 12 Monkeys, Le derniere combat, etc), más que el de los viajes al espacio o el que concibe sociedades futuras demasiado diferentes a la actual. Y tal vez además, porque es un cine que con el pretexto del futurismo lo que hace en realidad es una metáfora del presente, permitiéndose a veces decir cosas que normalmente un estudio grande (por ejemplo Universal) no autorizaría en una película de alto presupuesto, como es el caso de Children Of Men (Alfonso Cuarón, 2006).


Basada en la novela homónima de la escritora P.D. James, que sin ser mala no era excepcional, Children Of Men (Los niños del hombre) se vale del pretexto futurista para establecer una muy amarga parodia del mundo actual, el terrorismo, la inmigración y los actuales conflictos armados de Kosovo, Palestina y especialmente Irak, son vistos con ojo crítico en esta película que tiene además una puesta en escena impresionante, el tema no es la sci-fi, pero sentimos realmente, que estamos en lo que puede ser el mundo en un futuro muy cercano, porque el obsesivo cuidado de la ambientación dispone ante nuestros ojos un universo perfectamente verosimil. En el año 2027 la humanidad se ha vuelto estéril, crisis sociales en todo el planeta han dejado como resultado que el único país que no haya colapsado sea Inglaterra, que vive asolada por los terroristas. Theo (Clive Owen), un apocado funcionario público se ve involucrado en la maniobras de un grupo subversivo, Los peces, comandado por su ex esposa Jullian (Jullian Moore), quien convence a Theo de escoltar a una misteriosa inmigrante ilegal hacia un enigmático barco, "El mañana". Pero las cosas se complican, las intrigas y rencillas internas de los Peces harán peligrar la misión, en la que podría estar, claro está, la clave de la salvación de la raza humana. A través de alucinantes planos secuencia, y viéndose toda la historia desde el punto de vista de Theo, asistimos a un escape digno de Peckimpah (The Getaway) que mantiene en vilo al espectador durante toda la película. No bastando con la increíble ambientación, los diversos hilos que va deshilvanando la trama hacen imposible saber que va a ocurrir en el minuto siguiente: desfilan ante nuestros ojos personajes de todas las culturas, de todas las razas (destaca especialmente Jasper, el anciano interpretado por un entrañable Michael Caine), conocemos toda clase de escenarios en los que el Guernika de Picasso termina convirtiéndose en un grafitti y los colegios han sido invadidos por animales salvajes, se nos muestra un mundo sin niños, y una humanidad que ha perdido las esperanzas.

Cuarón sabe hacer una película con una postura política evidente, pero sin panfletos, y en todo caso, condenando por igual y con propiedad, a los ejércitos de todas las facciones. Cierto, Children Of Men destila adrenalina durante sus 109 minutos, pero por la escasa agresividad de su protagonista, quien debe enfrentar lo inenarrable, esquivar balaceras y ser perseguido por todos los bandos sin que nunca lo veamos empuñar un arma, debe desesperar a los amantes del cine de acción convencional. Cierto, es una película oscura, amarga y triste, que pone el dedo en la llaga de las peores miserias que confronta la sociedad actual, en lugar de mostrar cómo la tecnología hace posibles los sueños más desaforados, como anhelan ver los puristas de la ciencia ficción, porque cierto es también, la anécdota futurista es sólo una excusa para mostrar cosas que ocurren hoy en día: como soldados (del primer mundo) bombardeando con tanques un edificio lleno de civiles (del tercero), ejecuciones sumarias de inmigrantes ilegales, o revolucionarios idealistas convertidos en asesinos despiadados, con todo lo cual Children Of Men, forzosamente, deja de ser para todos los gustos. Pero asimismo, estamos ante una gran película, inteligente, emocionante y conmovedora, que renueva por completo un género siendo fiel a sus convenciones sin caer en estereotipos, y es también un film trascendente para el cine en general. Más allá de hacernos pasar dos horas en vilo, la lectura final que nos propone Alfonso Cuarón, cuyo coraje y talento para decir las cosas son excepcionales, es muy clara, no necesitamos concebir apocalipsis futuros, acaso ya los estamos viviendo.

Publicado originalmente en 68 revoluciones

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.