Nombre: La proposición
Categorías: Drama, Western, Crimen, De época
Director: John Hillcoat
País: Australia
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Samuel Castro * * * ½
Diego Guerra * * * *

La proposición (2005)

Las películas de vaqueros fueron un género cinematográfico especialmente exitoso, el mito del nacimiento de una nación, los forajidos salvajes y los guardianes de la ley y el orden no menos salvajes, los duelos de revolver, y los nativos sanguinarios y peligrosos se convirtieron en símbolos para varias generaciones del siglo XX, que encontraron todo un universo de increibles aventuras en el, a veces un tanto idealizado, far west. Lo que poco se piensa es que el mundo, en la segunda mitad del siglo XIX, tenía varios escenarios donde se contaba con todos estos elementos, además del oeste de los Estados Unidos. Hoy en día, cuando Clint Eastwood (The Unforgiven) y Lawrence Kasdan (Wyatt Earp) parecen haber enterrado con dignidad, pero de forma irrrevocable, uno de los géneros más exitosos del cine, sus variaciones (All The Pretty Horses, Devils's Reject), y sus cambios geográficos, como el que nos atañe, podrían tener la opción de florecer exitosamente. El joven director australiano John Hillcoat, venía de dirigir varios TV Movies cuando decidió hacer su propio western australiano, basado en la vida de los hermanos Burns (equivalentes oceánicos a los americanos hermanos James), cuando Hillcoat le habló a Nick Cave para hacer la música de la película, encontró al músico tan enterado de la historia de la conquista de Australia que, casi como un chiste, le propuso escribir el guión. Tres semanas después el polifacético y talentoso Cave entregó una pieza literaria digna del García Marquez guionista de cine (ése de mucho antes de que García Marquez se volviera tan aburrido), del viejo Faulkner, o del también guionista en sus comienzos, Ernest Hemingway. Bajo la dirección de Hillcoat, el guión y la musica de Cave y un elenco de primera encabezado por Guy Pearce y Ray Winstone (el Mr. French de Departed), pronto estuvo lista La proposición (The proposition, 2005).

Tras un feroz tiroteo son apresados dos miembros de la pandilla Burns, Mikey y Charly. El capitán Stanley (Ray Winstone), un oficial inglés a cargo de traer la civilización a las inhóspitas tierras australianas, sabe que el verdadero responsable de los crímenes de la banda sigue libre: conocido por los nativos como el hombre perro, que jamás duerme y que es indestructible, Arthur Burns vive refugiado en medio de la estepa, donde nadie se atreve ir por él. así que el capitán, tomando una medida bastante impopular entre las agraviadas víctimas de la banda, decide hacerle a Charly (Guy Pierce) una proposición: su libertad y la de Mikey, a cambio de la vida del irredento Arthur. Eso sí, Charly tiene hasta navidad, y sólo quedan 5 días, para dar con su hermano mayor y matarlo, o el pequeño Mike, un subnormal de 15 años, bastante menos responsable de sus actos que los demás, colgará de la horca. Charly Burns emprenderá entonces un extraño viaje hacia la nada en busca de su hermano, sin que sepamos si va decidido a matarlo o a prevenirlo. Mientras, en el pueblo, el capitán Stanley deberá lidiar con el pequeño infierno que surge entre los ciudadanos sedientos de justicia, su delicada y sensible esposa (Emily Watson), y sus no muy honorables subordinados. Contrapunteando escenas de violencia absoluta con hermosos y poéticos planos, y sobre todo contraponiendo la hermosa historia de amor del capitán y su mujer con la de los tres enfermizos y monstruosos hermanos asesinos (que se las arreglan para tener unas muy bizarras conversaciones existenciales), la trama de esta historia se va deshilvanando hacia un final que evidentemente no será feliz, pero sí muy emocionante. Además de la inteligente construcción de los personajes, la cuidadísima reconstrucción histórica de The Proposition logra trascender la condición de mero cine de acción y aventuras para mostrarnos un acusado retrato de los duros tiempos de conquista, de creación forzada de una sociedad en un ambiente salvaje, donde la aplicación de leyes brutales pone en duda el concepto de civilización, y donde la dignidad, el honor o el amor, se vuelven completamente relativos.

Así que lo que pretendía ser un aussy western, es en realidad una obra maestra, completamente original, hermosa e inteligente, narrado con altas cuotas de lirismo, que moderniza un género anquilosado hasta el cansancio y se vuelve una película excelente, de ésas que uno sí debe ver.

Publicado originalmente en 68 revoluciones

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.