Nombre: Lecciones de vida
Categorías: Drama
Director: Martin Scorsese
Año: 1988

Otras reseñas para esta película

Patricia Miranda * * * *

Lecciones de vida (1988)

Cuando vi en cine la película, Lecciones de vida fue para mí la mejor de las tres Historias de Nueva York (las otras dos dirigidas por Woody Allen y Coppola). Diecisiete años después, al volverla a ver, sigo pensando lo mismo. Y después de buscar un poco por Internet lo que se ha escrito y opinado sobre las tres, se llega a la conclusión de que la preferencia es unánime. ¿Por qué? Difícil explicar por tantos espectadores; para mí, es la más fuerte de las tres y la que más cercanamente me describe la ciudad.

Creo que es difícil no caer como espectador en la trampa que teje Lionel Dobie, el pintor, para atrapar a su próxima asistente o víctima. Los que vemos la historia podríamos reemplazar a la joven artista del coctel y aceptar ser su asistente por un suelto, techo, comida y lecciones gratis de pintura. Debe ser que para nosotros, los legos en la materia, siempre un creador será lo más cercano a Dios o a la inmortalidad (depende de nuestras creencias religiosas) y buscamos estar próximos a él para ver si desciframos el momento de la inspiración y lo hacemos nuestro.

Pero no debemos olvidar una de las lecciones de vida que aprende Paulette: el precio que se paga por ese aprendizaje es la vida. La asistente de Dobie es como un polo a tierra que tiene que satisfacer todas sus necesidades, solucionar sus inquietudes y estar inmóvil para ser observada y serle succionada su vida. Es así como la cámara subjetiva que nos muestra la mirada del pintor sólo se fija en pequeños detalles que pareciera reflejar luego en sus mega cuadros sin ver a la persona. Su obsesión sexual de poseer a su asistente es como una necesidad de tener un lindo objeto para contemplar. Es su ritual antes de una exposición, como lo hace ver su galerista al encontrarlo fuera de sí al comienzo de la historia.

Podríamos decir que la historia refleja a una Alicia perdida en el país de los egos, donde los inmortales buscan nuevos seres para alimentar la vida de sus cuadros o de su arte.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.