Nombre: Babel
Categorías: Drama, Política, Basado en hechos reales, Histórica
Director: Alejandro González Iñárritu
País: Francia
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Juan Carlos Gonzalez Arroyave * * * ½

Babel (2006)

Destinos fatales

Sabíamos que algo malo iba a pasar. Desde que el muchacho marroquí aprieta el gatillo de ese rifle de gran alcance y le apunta allá abajo a ese bus sabíamos que iba a haber una víctima. Pero no anónima. Ibamos a conocerla y a padecer junto a ella las consecuencias de un acto aparentemente fortuito, pero cuyas consecuencias resonarán en una triangulación perfecta. Era fácil de predecir: estamos en una película de Alejandro González Iñárritu con guión de Guillermo Arriaga, el dúo dinámico de Amores perros (2000) y de 21 gramos (2003). Ellos van a contarnos ahora en Babel (2006) y tal como lo hicieron antes, una historia que es un relato segmentado y plural de existencias presuntamente alejadas entre sí, pero que confluirán en un momento preciso, pivote dramático de una narración contada desde diferentes voces, que le dejan descifrar al espectador paciente el enigma de una narración muy  elaborada en la que hay un permanente relevo espacial de los sucesos.

Las tres películas comparten el mismo armazón fílmico, como si se tratara de variaciones en paralelo alrededor de un concepto similar, donde el presente pareciera estar supeditado a los caprichos trágicos del azar, que opera en estos filmes como motor que va a relacionar las vidas de personas desconocidas que, a lo mejor, tenían en común más de lo que podrían llegar a suponer. La fatalidad mueve aquí sus fichas y parece que nada de lo que hagamos podrá evitar su siguiente y punzante jugada. Las influencias y los homenajes en este cine se hacen entonces evidentes: Paul Thomas Anderson y Robert Altman en la fragmentación de un relato coral que gira sobre sí mismo y Krzysztof Kieslowski en la dependencia del destino como herramienta dramática. Más explícitamente en Babel (sí, Guillermo Arriaga, gracias, captamos el guiño cinéfilo) se rememora a Anthony Mann y al guionista Borden Chase, autores de Winchester ´73 (1950), un western magnífico en el que vemos como un rifle va a cambiar de manos permanentemente y como va a afectarse la vida de quienes lo poseen. De esa anécdota salió este filme.

Que Brad Pitt, Cate Blanchett y Gael García Bernal estelaricen Babel ya no es algo insólito. Hollywood comprendió hace rato el talento de González y le ha brindado una confianza que de alguna manera revitaliza el cine norteamericano, inoculado cada tanto con los bríos del sur, esos que le dan autores como Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón. La novedad de Babel frente a sus dos antecesoras radica en el aislamiento absoluto de los personajes, sacados repentinamente de su contexto habitual y puestos en un mundo ajeno, donde se habla otro idioma, donde sus códigos verbales ya no sirven. El turista norteamericano y su esposa atrapados en un pueblo marroquí perdido del mapa, y sus dos pequeños hijos invitados involuntariamente a una fiesta en México, son dos ángulos de un triángulo que complementa una adolescente japonesa sordomuda, el caso más extremo y conmovedor de soledad que la película nos presenta.

Hay un extraño placer culposo al sentarse en una sala de cine a ver padecer a seres de ficción a los que todo va a salirles mal. De entrada sabemos que el director y su guionista  nos están manipulando con su tono ampuloso y trágico, que son titiriteros sin piedad de unas marionetas condenadas sin remedio por el destino y la suerte. Y sin embargo estamos ahí, inmóviles frente a la pantalla, cautivados por la fuerza de ese relato y deseando -en el fondo- que no se cumplan esos inalterables destinos fatales.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.