Nombre: Babel
Categorías: Drama, Política, Basado en hechos reales, Histórica
Director: Alejandro González Iñárritu
País: Francia
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Luis Fernando Afanador Perez * * * *

Babel (2006)

El hilo secreto del mundo

Creo que la manera más sencilla para decir por qué Babel es una película sobresaliente es por vía de la comparación. Y la comparación cercana, con la misma familia: 21 gramos, del mismo director y del mismo guionista. 21 gramos trata de mezclar varias historias pero estas resultan artificiosas. En cambio Babel, aparte de que nos parece creíble la conexión, posee una gran fuerza y un valor independiente en cada una de sus historias.

Un japonés regala un arma en Marruecos a un cazador que le cayó muy bien y éste a su vez la vende a una familia marroquí que necesita un arma para proteger a sus cabras de los chacales. Pero el arma en manos de los niños de la familia marroquí terminará hiriendo gravemente a una norteamericana que viajaba de turista en compañía de su esposo y buscaba con el viaje superar una crisis de pareja. El imprevisto accidente los obligará a tomar decisiones que afectarán la vida de la niñera de sus hijos –una chicana- y de paso a sus propios hijos. Un arma -la causalidad- ha puesto en movimiento el azar y ha entrecruzado trágicamente varias vidas dispersas. El mundo está más unido de lo que creíamos y las historias de dolor y de pérdida que vamos a encontrar nos demostrarán que tras el abismo de las aparentes diferencias culturales los seres humanos están ligados por una misma fragilidad. (El japonés –un rico ejecutivo- tiene una hija sordomuda con una gran necesidad de afecto tras el suicidio de su madre).

Una muy interesante idea que al contarse simultáneamente permite un lucimiento narrativo. Hasta ahí, 21 gramos, algo aceptable. Pero falta el toque, algo que le dé carne y vida a una trama ingeniosa. Y en Babel, “ese algo”, esa vida, se la dan los actores no profesionales que fueron escogidos con un ojo clínico: Rinko Kichuki, la joven sordomuda, todos los personajes de Marruecos, los niños gringos, la gente de la comunidad de El Carrizo, los músicos norteños. Ellos hablan en su propio idioma y expresan unos dramas y una cultura real. Y los actores profesionales, Adriana Barraza -¡excelente!- , Gael García, Cate Blanchett y Brad Pitt, no desentonan para nada en ese baile tejido con sutileza gracias a la música de Gustavo Santaolalla. Mucha humanidad, historias creíbles y posibles, han sido esta vez más protagonistas que la técnica narrativa y cinematográfica. Imágenes que nos toquen, que no olvidemos y nos hagan reflexionar: eso es todo lo que le pedimos al cine y lo que nos da con creces Alejandro González Iñárritu en su mejor película. Mejor incluso que Amores perros porque aquí no hay violencia gratuita.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.