Nombre: I heart Huckabees
Categorías: Comedia
Director:
País: Estados Unidos
Año: 2004

Otras reseñas para esta película

Javier Moreno * *

I heart Huckabees (2004)

Pseudocomedia intelectual: Una contrareseña para Alejandro.

No, no me gustó. Me aburrió el drama-humor intelectual.  Tal vez era demasiado sutil. Me aburrieron los diálogos filosóficos y las obvias correlaciones nuevaeristas-orientalistas. Yo creo que uno tiene que estar metido en el cuento filosófico para apreciarla; o quizás ser un poco más culto; o tener preocupaciones menos terrenales. Yo qué sé.

Alejandro tiene una frase que usa con alguna frecuencia y que describe muy bien lo que yo sentí cuando la vi: «No me convenció». A mí me gusta creerme las películas. Esta no es una cuestión de verosimilitud sino algo más sutil, una especie de juego de manos global que permite que uno se adentre en la película y la acepte. Yo no pude aceptar los personajes ni las situaciones; no me creí los trucos. Toda la película me pareció una mezcla mal pegada de pequeños sketches representando chistes privados ultradesarrollados de un grupo de amigos de toda la vida que comparten algún interés filosófico. Casi me los imagino, sentados en la sala de una casa, tomando coca-cola. Acaban de llegar de ver alguna película alemana y alguien pide pizza. Yo tenía unos conocidos filósofos en Urbana; así me los imagino; fui a una fiesta en casa de uno de ellos, eran una partida de pedantes. Están pensando qué hacer y, mientras se deciden, prenden el televisor y ponen algún mockumental noventero. Diga usted Best in Show. Se han visto Best in Show unas quince veces, igual que This is Spinal Tap, y siempre en las mismas circunstancias: mientras esperan algo más. Pese a eso, pese a que nunca le han prestado mayor atención a la película, se la saben de memoria e intercambian papeles en los diálogos y testimonios mientras comen papas y alguien revisa los títulos de la bibliovideoteca del anfitrión comentando los libros. Y tienen esos chistes, seguro que se los puede imaginar, todo buen grupo de amigos tiene un par; chistes situacionales elaborados, cuentos intrincados contados mil veces y en permanente estado de evolución. Algunos se basan en sus lecturas universitarias, otros en sus experiencias de trabajo, otros en las amistades que han tenido. Hay algunos que nacieron de alguna conversación tonta en una fiesta y otros cuya semilla fue un comentario tonto en una clase, como cuando en una clase de química, creo, el profesor preguntó que si había había algún material que fuera gaseoso y sólido al tiempo y yo levanté la mano y sin inmutarme dije que la piedra pómez. Una cosa así.

En fin, a lo que iba yo era a que me parece que la mayor virtud de esta película para Alejandro a mí me parece su peor defecto: El espacio amistoso del que nace. Me parece que, en cuanto a resultados, hay espacios amistosos que me atraen más. Por ejemplo el de los hermanos Coen con Buccemi y Goodman y Turturro, o el de Wes Anderson y familia. Este de los Huckabees no es uno al que me gustaría pertenecer. Paradojicamente, yo soy feliz siendo amigo de Alejandro, quien sí querría ser un Huckabee.

(A la música de Byron y la serie de websites que tenían cuando la lanzaron deben sus dos estrellas. Aquí está, por ejemplo, el de los detectives existencialistas)

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.