Nombre: Match point
Categorías: Drama
Director: Woody Allen
País: Reino Unido
Año: 2005

Otras reseñas para esta película

Alejandro Martin Maldonado * * ½
Javier Moreno * * * *
Mauricio Reina * * * ½

Match point (2005)

La inhumanidad de Allen

Esta película me dejó una desazón tan tremenda... voy a intentar explicarlo.

Tengo que aclarar que no fui en las mejores condiciones. Yo quería ir con una mujer en particular, y ella terminó yendo antes con otro, justo con ese otro. Y encima le encantó. Al menos lo suficiente para querer repetírsela y acompañarme. De repeso la ópera es todo un eje de la película, y la ópera es algo que ella compartía con otro, otro más. Así que no era fácil. Y encima la película venía con toda esa expectativa que han creado los distintos críticos de que se trata de la mejor película de Allen en siglos. Y bueno, justo por eso era tan importante ir con ella, que apenas estábamos comenzando a salir, y queríamos que el cine fuera algo importante entre los dos.

Así que allí estaba yo, todo un fanático de Woody Allen, incómodo en mi cuerpo esperando encontrarme con su obra maestra. Y pasó toda la película y nunca conseguí hacer las paces con mi alma, mi incomodidad nunca disminuyó. Todos me cayeron gordos: ¡que cantidad de gente tan desagradable y tan boba!. Ni siquiera Scarlett me pareció tan bonita; sí, se ve bonita, pero como las niñas de Soho, sin alma. Allen la usa y la exhibe como los fotógrafos de la revista, pero ella no muestra nada, es un mero maniquí. Claro, hace de niña boba, pero ¿por qué usarla justamente a ella de niña boba? Y es que es enervante que todos sean tan bobos: el protagonista, la novia, el niño rico, los papás ricos, ¡qué desespero!

Alguna vez, después de salir de Small Time Crooks, que no es de sus mejores películas, pero que me hizo reír como un enano, yo pensé que lo que sentía con Allen era un agradecimiento inmenso. Que lo quería no como a un director, sino de una forma muy particular, como que me daban ganas de encontrármelo para darle las gracias por hacer películas. Que con ellas conseguía que yo me reconciliara con la vida, que me dieran ganas de vivirla, de dejar de lado tanta angustia innecesaria. Como le sucede al protagonista de Hannah y sus hermanas que luego de buscar en todas las religiones una solución para todas sus crisis la encuentra en las películas de los hermanos Marx.

Algo así me sucedía a mí con las películas de Allen. Como que veía en él una humanidad tremenda, y un gran cariño por las personas. Me acuerdo mucho de una vez que a la salida de Decostructing Harry, que a mí me pareció genial, un amigo, Norman, también fanático de Allen me dijo que no le había gustado nada, y la razón era algo como que le parecía que Woody se había deshumanizado, que ya no quería a nadie ni creía en nada. Esa sensación me dejó a mí Match Point.

Los personajes son meros maniquíes de la trama. No tienen alma, no despiertan ningún tipo de cariño ni muestran el más mínimo signo de humanidad. Nadie dice nada interesante, ni tiene el menor interés por nada. Y la premisa general es que poco importa lo que hagamos o dejemos de hacer, al final las decisiones las toma el azar. ¿Qué tipo de humanismo construir a partir de allí? No somos responsables de nada, ni nuestras acciones tienen mayor importancia.

La trama está muy cuidadosamente construida. Parece que Allen está intentando imitar al gran maestro Hitchcock, que solía jugar también con sus personajes como marionetas. El final es genial y el giro que lo desencadena es precioso. Pero yo no estoy ahora para esas frialdades y todos esos cálculos. Que Allen no quiera a sus personajes y no les de vida me parece un crimen.

*** 

Meses después, un día, la mujer con la que fui a la película, repentinamente, como si fuera cosa de tirar una moneda, pasó de quererme a no quererme. Uno puede estar tentado a creer que todo fue simplemente cosa del azar. Yo no lo creo.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.