Nombre: Casino Royale
Categorías: Drama, Acción, Comedia, Policiaca, Aventura, Artes marciales, Comedia romántica, Romance
Director: Martin Campbell
País: Reino Unido
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Pablo Muñoz * * *
el Mono Nuñez * * ½
Mauricio Reina * * * ½

Casino Royale (2006)

Daniel Craig es un James Bond más bien feo, con cuerpo, facciones y modales de camionero, alevoso, desobediente y ya ni siquiera le importa si le sirven un martini shaken o stirred. Sin embargo, esta película es mucho mejor que toda la serie de Pierce Brosnan. De hecho, no se hacía una buen Bond desde The living Daylights (1987), con Timothy Dalton, una película, no un collage de escenas.

La película tiene caracter, lo que desconcierta al principio. Nos habíamos acostumbrado a la impecable figura de Brosnan, sus oportunas frases de doble sentido cada 3 minutos (uno de los elementos tradicionales de Bond), sus trajes sin arrugas de Savile Row, y un desfile interminable de malos y guisas de cajón a lo largo de la película.

Nada de esto hay en Casino Royale. El desconcierto empieza en la primera escena: no es espectacular como generalmente ocurre en la serie. En cambio, vemos una oscura escena en blanco y negro llena de violencia, filmada en un sórdido baño. De ahí pasamos a una excelente persecución al mejor estilo de Buster Keaton entre estructuras de hierro y gigantescas gruas. Bond acaba arrastrando a su víctima como si fuera un muñeco de trapo, ésto al interior de una embajada, sin ningún agüero.

Ya en ese momento no queda duda de que éste es un nuevo tipo de Bond. Tal vez cuando más animal se ve es saliendo del agua, despeinado, sin mucho pelo, todo un Hooligan. Sus ojos, azules,azules, como dirían las mamás, no logran suavizar su semblante. Parece un Hulk cuando está a punto de transformarse.

En ese momento uno se relaja y empieza a disfrutar la película. Atrás quedaron Sean Connery, Roger Moore y Pierce Brosnan, bienvenido este patán que sangra como un toro en aprietos. Para nivelar las cosas se enamora de la encantadora Vesper (Eva Green), una chica poco Bond, delicada y lloricona.

Como dije antes, afortundamente esta película no cae en el cliché de los personajes raros y sus acompañantes de mal gusto. El malo, Le Chiffre (Mads Mikkelson) es hasta bien parecido y medio convincente, (les faltó desarrollar un poco el personaje) y su novia (aunque guisa) solo aparece unos instantes.

Otro reto que supo asumir la película fue la filmación de una larga escena de apuestas en la mesa de Poker de un casino. Este, que siempre ha sido un elemento de la serie de Bond, por primera vez se extiende más de lo normal y se convierte en el climax: ¿quién ganará la partida? Estas escenas, y el film en general, están bien editadas, tienen ritmo, lo que lo diferencia mucho de los films de Brosnan, en los que la edición se había vuelto casi de MTV, sin ninguna lógica, solo un corte rápido de imágenes.

La música está bien, con un tema de amor sentido, aunque sobra decir que David Arnold no es John Barry. No pude evitar comparar Casino Royal con Misión: Imposible III: hay algo que las une, y aunque M:I:III me parece mucho mejor (el papel de Philip Seymour Hoffman como el malo es impecable y la película realmente emociona) Casino me deja la esperanza de que James Bond puede volver a ser lo que alguna vez fue: la mejor serie de acción del cine.

 

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.