Nombre: Scoop
Categorías: Comedia
Director: Woody Allen
Año: 2006

Otras reseñas para esta película

Marco Antonio Fonseca Gomez * * *

Scoop (2006)

El sello inconfundible de Woody Allen

Cuando uno termina de ver la última película de Woody Allen, Scoop, se da cuenta que la perfección no se puede alcanzar en todas las obras de un mismo creador, que siempre existen los altos y los bajos, y más si se trata de cine. Scoop es una de esas películas que nos hacen gozar un buen rato, que nos ratifican la calidad de quien la ha dirigido –en este caso Woody Allen-, pero que  inevitablemente  se mantiene en un nivel inferior de calidad y creatividad si la comparamos, por ejemplo, con Match Point, su magnífica antecesora. Al parecer a Woody Allen le ha gustado la experiencia de filmar en Londres, lejos de su adorado Nueva York, y después del arrollador éxito de Match Point ha querido seguir explotando ese nuevo filón abierto con Scoop y otra película que se haya en proceso de filmación; en Scoop, Allen relaja el drama y la tragedia de Match Point y los convierte en una agradable pero para nada excepcional comedia. Repitiendo papel protagónico, Scarlett Johansson interpreta a Sandra Pransky, una joven estudiante de periodismo norteamericana que se encuentra en Londres visitando unos acaudalados amigos ingleses, a  quien le llega la primicia que cualquier periodista anda buscando: el hijo de un distinguido Lord inglés, Peter Lyman, (Hugh Jackman),  podría ser un asesino en serie que lleva un tiempo aterrorizando a la capital británica. Lo excepcional del caso es que se entera de ello en una función de magia del Mago Syd Waterman, alias Splendini, interpretado por el mismo Allen; durante el acto de desaparición, a Sandra se le aparece repentinamente el fantasma de un periodista recientemente fallecido, que la convence de que Peter Lyman es el “Asesino del Tarot”, y que debe investigarlo para obtener la primicia. Gracias a una serie de incidentes sobrenaturales, el Mago Splendini se verá obligado a ayudar a su paisana Sandra y finalmente lograrán entrar al círculo de Peter Lyman, lo que les deparará más de una sorpresa a los dos. Destaca la actuación de Scarlett Johanson, en un papel completamente diferente al de Match Point, reafirmando una vez más su versatilidad como actriz y el favoritismo que goza por parte de Woody Allen, hasta el punto  de que ya se le podría comparar con actrices “fetiches” del director como Diane Keaton o Mia Farrow; a su vez Allen repite su consabido papel de neoyorquino neurótico, aunque sin tantas obsesiones y pretensiones intelectuales como otros personajes suyos; finalmente Hugo Jackman hace de típico galante y seductor aristócrata inglés, sin nada que elogiar ni reprochar. En conclusión esta es una obra menor del director Neoyorquino, bien hecha como suelen serlo todas sus películas, pero que carece de la fuerza, argumento e impacto que lograron lanzar a Match Point a su sorprendente éxito; esto se puede deber al hecho de ser Scoop una comedia y no un drama tan bien elaborado como Match Point. Sea cual sea la razón, los fanáticos de Woody Allen esperemos que su próxima película sea tan buena como Match Point, aunque jamás negaremos las cualidades y el sello inconfundible de Woody Allen en Scoop.

Comentarios

Para comentar usted debe estar estar registrado, ingresar ó registrarse.